Pirineos oscenses, Cajiga-Treparriscos. 16 y 17 de junio de 2018

R. nº 97. Refugio de Lizara – Canfranc

Una subida de órdago, los Lecherines y unos valles de ensueño.

IMG_5030

Plano de Lizara. Empezamos

Qué gustazo ver en el encabezado de las hojas de ruta que nos ha preparado Chuchi, aquello de “Clubes Cajiga y Treparriscos”. Eso quiere decir que ha llegado Junio, que vamos a reencontrarnos con los amigos del norte y a patear por Pirineos.

La abundancia de nieve nos impidió realizar la ruta prevista sobre la Canal Roya por lo que el Comandante decidió que haríamos un tramo de la senda transpirenaica, GR-11, entre el Refugio de Lizara y Canfranc. Recorreremos la falda de la cara sur de la Sierra de Aisa, entre los valles de Aragües y Aisa.

De entrada dos cosas que he aprendido al iniciar esta ruta. La primera es que hay que preparar cualquier salida por Pirineos al menos un par de semanas antes para no sufrir excesivamente en las rampas de esta cordillera. La segunda (parece mentira después de tantas rutas de montaña) me la enseñó Nacho cuando la primera bajada empezaba a hacer mella en los dedos gordos de mis pies: es fundamental asegurar bien las botas a la altura del empeine si no quieres perder una o dos uñas después de la travesía.

Y dicho esto, comienza una ruta por las montañas más impresionantes de España, con el permiso de la caldera del Teide y la de Taburiente. Ya la subidita con el bus por la carretera que sigue el río Osia hasta el refugio de Lizara, se las trae. Menos mal que solo nos topamos con un coche en todo el trayecto que precisamente tuvo que dar marcha atrás hasta encontrar un pequeño hueco por el que pudimos pasar los dos vehículos. Creo que deberían establecer algún tipo de control cada vez que un autobús inicie la subida o la bajada por el valle, pero cómo!

IMG_5055

Subiendo al collado del Bozo

Salimos cómodamente desde el llano de Lizara, después de asistir al ritual que siguen los Cajigas con el cambio de las zapatillas por las botas, nada más bajar del bus. A nuestra izquierda una preciosa cascada salva el último tramo de un barranco a los pies de la sierra, en lo que parece ser el inicio del cauce del Río Osia. Comienza la ascensión y las conversaciones empiezan a dejarse para otro rato. Al poco de iniciar la subida al collado del Bozo, Ana y Luisa se sienten mal no sabemos si por el esfuerzo en esta primera ascensión, por el calor o porque algo de la cena del día anterior les hubiese sentado mal. Con buen criterio deciden dar marcha atrás para volver al refugio y desde allí, regresar a Jaca. Era lo más sensato teniendo en cuenta que nos quedaban muchos Kms. por delante sin ningún acceso fácil. Nacho, como buen agente forestal, nos enseña los primeros rebecos que veríamos en el camino.

Pasamos al lado de los primeros neveros y nos llama mucho la atención lo verde que está todo y la abundancia de agua en cualquier torrentera por pequeña que fuese. En el recuerdo la ausencia de agua en la ruta del año pasado entre la piedra de S. Martín  y el pico Anie.

Un poco más de 2 Km. de subida y habíamos llegado al collado del Bozo. Retomamos fuerzas  casi a 2000 m. A nuestra derecha la vista se pierde en el valle de Aragües, con el refugio de Lizara, chiquitito, chiquitito. A nuestra izquierda, se abre el precioso valle de Aisa, cuya cabecera recorreremos completamente de oeste a este. Al fondo, imponentes, y sin saber que nos encontraríamos casi a sus pies, una doble pirámide magnífica que se antoja casi inaccesible desde aquí: los picos de la Punta de la Magdalena, 2.271 m., y el pico de la Magdalena, 2.283 m.

IMG_5072

Hacia el valle de Aisa

Comienza la bajada hacia el valle. Las piernas se resiente y mis dedos también. Son apenas 1.000 m. de bajada pero con desniveles superiores al 20%. El suelo no permite distracciones pero de vez en cuando hay que parar y alegrase la vista con semejante paisaje. Lo agreste del entorno te recuerda constantemente que estás en alta montaña y aunque ahora parezca tan amigable puede volverse terrible en cuanto cambie el viento o se eche la niebla.

Caminamos cómodamente atravesando lo que debió ser el ibón de Izagra, ahora colmatado de materiales, para acercarnos hasta el dolmen de Izagra. Está tan deteriorado por el tiempo que alguno dijo que difícilmente hubiésemos sabido lo que era de no ser por el cartelón que señala su posición y da cumplida información sobre su origen y posible significado. Avanzamos unos 2,5 Km. sorteando la cabecera de los barrancos de Ygüer y Estarrón. Precisamente al doblar el  crespón que separa ambos barrancos paramos para disfrutar de la imponente presencia allá arriba del pico Riguelo y los Mallos del Lecherín, para mí una de las imágenes de la ruta.Y se acabó la fiesta. Estamos debajo de aquella pirámide que veíamos en el Collado del Bozo. Casi a la altura del refugio de Rigüelo comienza una dura, dura ascensión. 1,5 Kms zigzagueantes, donde el grupo se estira y cada uno mantiene como puede su ritmo de subida. Esto no parece un grupo de senderistas sino una línea de presos o galeotes que caminan hacia un futuro incierto. Unos metros más abajo Chuchi sufre, Iñaki sufre. Marisa y Alejandra buscan cualquier excusa para sentarse un ratito. No habla casi nadie. A mí que me den subidas, sufro más bajando. Al único que le quedan ganas de dar brincos y acercarse a ver alguna surgencia es a Nacho y sus flamantes sportivas. La caras son más que nunca el espejo del alma.

COXK1285

Allí están los rebecos (fotón de Fuencisla)

Llegamos por fin al collado de la Magdalena o del Torbillón a 2.035 m. Ya hay ganas de comer pero decidimos seguir un poco la pista que sale a nuestra izquierda, ladera abajo, hasta el refugio militar Joaquín López Huici (teniente de Falange Española y de las Jons,  pg. 9 del documento del M. de Defensa). Pisamos un nevero blandito; nada que ver con los peligrosos neveros de la cara norte del Anie.

Sentados en la cara sur del refugio, descansamos y repusimos fuerzas. Recupero la cobertura y leo que Ana y Luisa han llegado a Jaca y se encuentran bien. A nuestros pies  el inicio del Barranco del Campón, a la espalda, los mallos de los Lecherines, a nuestra derecha los  Magdalenas y a nuestra izquierda, se entrevén las heridas que dejan sobre la línea de montaña, los remontes de la estación de Canfranc. Más allá, al otro lado del valle del rio Aragón, me deja tocado la cima del pico Collarada, 2.883 m., sin duda uno de esos picos que te llaman, que te piden a gritos subir algún día. No será nada fácil pero visto desde aquí, enamora.

Comenzamos el laaaaaargo descenso, siempre con el Collarada como vigía (menos mal que Nacho me recomendó sujetar bien el empeine de la bota). Más de 9,5 Km. de bajada hasta Canfranc. Lo mejor de la bajada empezó hacia el Km. 11,9 cuando nos adentramos en un espeso bosque de pino silvestre con algunos ejemplares muy notables. La senda entre pinos, va paralela al Arroyo Campón hasta su desembocadura en el Arroyo Aguaré o Añaza. Atravesar un arroyo para unos puede ser cuestión de dar unos saltitos y para otros atravesar las procelosas aguas del mar de los Sargazos. Todo un acontecimiento cada vez que Fuencisla atravesaba uno de los regatos que salpicaban el camino.

IZQE8202

Siempre camaradas

La senda atraviesa más tarde la preciosa majada de Gabardito (siempre enfrente la cada vez más imponente mole del Collarada) y termina siguiendo el Barranco de los Arones hasta salir a las afueras de Canfranc. A medida que vamos bajando, a través de los claros del bosque, vemos Canfranc y su línea de ferrocarril.

En el pueblo las cañitas de rigor en un curioso bar donde la chica que lo llevaba tardó en servir al grupo la friolera de unos 20 m. En la plaza, una bandera con la franja morada, alegra el espíritu cansado.

Luego, misterio insoldable, con un bajón de tres pares de narices, no bajó el autobús a buscarnos si no que subimos nosotros hasta la gasolinera donde se encontraba, siguiendo un tramo de carretera que se me hizo eterno. Ya sentía los primeros escalofríos que no me desaparecerían hasta después de la ducha y una horita tapadito en la cama. Según Nacho fue “mal de altura”. Luego, mientras cenábamos y nos tomábamos una copita en Jaca, supe que hubo más casos en el grupo con síntomas parecidos.

R. nº 98. Ibón de Estanés desde Sansanet

El ibón, las 200 con cava y una jota a pleno pulmón.

IMG_5261

Ibón de Estanés

No pensaba yo dar número a la ruta del domingo 17, ya que nosotros incluíamos las dos rutas con el apelativo de “paseo por los Pirineos oscenses”, pero si los Cajiga la consideraban la número 200! Cómo no íbamos nosotros a darle número!

No me quiero enrollar mucho más, describiendo esta ruta para no aburrir pero de verdad que fue una gozada de paseo después del esfuerzo de la jornada del sábado.

La ruta sale del aparcamiento de Sansanet, casi nada más bajar del Puerto de Somport, ya en zona francesa, para subir cómodamente hasta la ladera que esconde el ibón de Estanés. Desde el parquin hasta la orilla del ibón recorrimos aproximadamente 4,5 Km. Es un recorrido que va casi paralelo a la senda transpirenaica del refugio de Lizara. Ahora veíamos la otra cara de la Sierra de Bernera y destacando sobre las líneas de cumbre, el pico de la Zapatilla con sus 2.252 m. Era como su nombre indica la huella de una zapatilla gigante;  vamos, como si M. Jordan hubiese dado el salto desde aquí para coger la luna.

IMG_5204

La imagen lo dice todo

Qué agradable la vista sobre el ibón y la preciosa cascada en su lado oeste! Fotos y más fotos. Momentos para el recuerdo, como cuando Conchi y Chuchi sacaron las botellas de cava para celebrar las 200 rutas de los cajigas o como cuando Roberto se arrancó con una jota cuando ya iniciábamos el regreso.

Bueno, si todo va bien los dos clubs de senderismo volverán a caminar juntos, esta vez para celebrar las 100 rutas de los Treparriscos de Santa Catalina. Ah! y yo no vi ninguna marmota.

IMG_0433

No éramos 300 pero celebrábamos la 200

Rutas subidas por Emilio Macaya

R 97 https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/lizara-canfranc-25819139

R 98 https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/parking-de-sansanet-ibon-de-estanes-ida-y-vuelta-25848179

Fotos

Fotos pinchando aquí

Banda sonora de la ruta: “Nebulosa Jade”, tema perteneciente al cuarto LP de Rufus T. Firefly “Magnolia”.

https://www.youtube.com/watch?v=z-xZyOpoNmU

ruta

NON—————————————————————————————————————————————————–
Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

R. 97. Lizara – Estación de Canfranc (Etapa 11v, GR11.1)

Volvemos a Pirineos con nuestros compañeros de Laredo, los afamados Cajiga. Chuchi nos ha preparado una ruta que promete ser espectacular, desde el refugio de Lizara hasta Canfranc.

Recorreremos unos 20 kilómetros, con 900 metros de ascenso y 1.300 de descenso acumulados  y además conoceremos la mítica estación de ferrocarril de Canfranc.

Seguro que será una gran jornada senderista

La información y la fotografía la hemos tomado de:

https://travesiapirenaica.com/gr11/lizara-canfranc.php

gr11_11v_03

Pico Lecherín, Mallo de Lecherín y Rigüelo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Verde y agua. 26/05/18

Qué ruta más bonita! Parece que era la ruta que apetecía a todo el mundo. Por unas razones u otras todos queríamos hacer unos kilómetros rodeados de montañas pero sin grandes desniveles; una ruta que nos devolviese al campo pero sin sufrimiento. Y así fue la ruta del sábado 26 de mayo. A todo eso habría que añadirle agua, mucha agua; un verde intenso, exultante; una temperatura agradable y nada de lluvia, compañera habitual en gran parte de lo que llevamos de mayo y junio.

IMG_4181

Hacia Riofrío

La ruta de poco menos de 21 Km. está bien descrita en la web y aunque necesita mejorarse su señalización, se echa de menos señales a lo largo del recorrido, no plantea problemas de orientación salvo en un par de puntos del camino. Se trata en realidad de subir hasta Riofrío de Riaza por la margen derecha del río Riaza y de bajar cómodamente por una pista paralela al Arroyo de S. Benito, casi hasta Riaza.

Así que desde la plaza de Riaza, todavía desperezándose el pueblo en la mañana del sábado, con algún titubeo inicial, nos dirigimos hacia el polideportivo desde donde cogemos la carretera vieja de Riofrío. A unos 250 m. tomamos el primer camino que encontramos a mano izquierda. Es salir del pueblo y un pequeño bosque galería, en menos de 2 km., nos deja en la orilla del río. Este tramo nos anuncia lo que nos espera a lo largo de casi todo el recorrido: arbolado y agua. Una vez cruzado el río Riaza, subida tendida pero constante durante 3 Km. hasta Riofrío. A medida que vamos subiendo se hace visible la sierra de Ayllón, con la Buitrera  casi encima de nuestras cabezas y más a la derecha la estación de la Pinilla y asomando por detrás, el Pico Lobo.

IMG_4221

La Pinilla y Pico del Lobo

Casi sin despeinarnos pero con ganas de hincar el diente al almuerzo, habíamos llegado a Riofrío. Al amparo de sagrado en la Iglesia de S. Miguel,  repusimos fuerzas y continuamos el camino. Precisamente al salir del pueblo hacia la carretera que viene de Riaza, se encuentra uno de los puntos no señalados en la ruta. Nada más salir del pueblo, casi sin acabar la valla de la última casa, hay que coger una senda  a la derecha que baja hasta el río. Una vez en la orilla del río, solo hay  que dejarse guiar por la senda.

Ya hemos atravesado algún arroyo hinchado por las lluvias pero ahora debemos cruzar el río por lo que a primera vista parece una pasarela pero que en realidad es una viga que soporta el paso de una tubería.  Se pasa con un poco de canguelis por parte de la concurrencia. La estampa que se veía desde el otro lado, con Pedro haciendo de guía y Ana y Jesús agarraditos a el, me recordaron  escenas de El concierto de San Ovidio, la obra de teatro del gran Buero Vallejo.

IMG_4192

Cruzando el rió Riaza

Una vez cruzado el río, el sendero va ascendiendo mientras nosotros disfrutábamos de las vistas del tremendo barranco que el río ha ido abriendo en dirección a Riaza. Allí en frente, al otro lado, el sendero entre robles que habíamos ido subiendo unas horas antes.

La senda termina con una fuerte pero corta subida hasta la carretera de Riaza. Aquí encontramos otro de los puntos mal señalizados. Hay que estar atento para coger un desvío a la izquierda que nos introduce en un espeso pinar por una pista ancha que se ha convertido en desaguadero del abundante agua. Nos adentramos 2 Km. en el pinar hasta toparnos con la carreta que va a la Pinilla. La cruzamos y seguimos por la pista que se ve enfrente. Durante 1,5 Km. la pista sigue ascendiendo hasta alcanzar la cota más alta del recorrido, 1.420 m., junto a la pradera, fuente y ermita de S. Benito. Aquí estuvimos un ratito de charla ( hablando de bitcoins!!) sentados cómodamente en las mesas. Nos imaginábamos cómo estaría esto de gente en la romería de S Benito, el primer domingo del mes de julio.

IMG_4234

Arroyo de S Benito

 

Desde S. Benito, desandamos el camino unos 300 m. hasta coger una ancha pista que entre praderas, robles y pinos nos dejaría de vuelta en Riaza tras casi 9 Km. de descenso. Antes hicimos la parada para comer a la vera del Arroyo de S. Benito, donde sus aguas frías refrescaron los pies de Jesús y los míos. Este arroyo es deudor un poco más abajo, del Río Serrano quien desembocará a su vez en el Río Duratón. Es curioso como estos dos ríos, Riaza y Serrano, nacen pegaditos y terminan llevando sus aguas al Duero recorriendo dos caminos distantes entre sí.

Ya en Riaza, abrazos y saludos para Fuencisla, riazeña de pro aunque nacionalizada cántabra, con quien nos citamos en nada, ya que si no hay novedad nos veremos pateando por el Pirineo hoscense a mediados de junio.

And that’s all folks! Cafetito y refrescos en la plaza de Riaza antes de que cada mochuelo emprendiese el regreso a su nido.

Banda sonora de la ruta.  First Aid Kit – My Silver Lining (Live on KEXP)

Todas las fotos aquíR 96 Riaza nuestra mayo 18

NON————————————————————————————————————————————————————-
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Ruta nº 96. Riofrío de Riaza. 26 de mayo de 2018

El próximo sábado 26, haremos la ruta que pospusimos allá por marzo. Desde Riaza subiremos hasta Riofrío de Riaza, atravesando el robledal de la Sierra de Ayllón y siguiendo el cauce del río Riaza. A la segunda va la vencida. Si la lluvia nos respeta, nos esperan los antiguos senderos que comunicaban los pueblos que se encuentran a los pies de la sierra. Canturreo del agua, vegetación primaveral y buena conversación entre amigos.

 

Riofrío_de_Riaza,_Segovia,_Spain

Río Frío de Riaza (Wiki)

Día: sábado 26 de mayo de 2018

Salida: Estación de Autobuses. 8,30 h.

Equipo: Calzado adecuado para caminos y sendas además de lo que siempre llevamos en la mochila para sortear las imprevisiones del tiempo invernal: mochila, forro polar, guantes, chubasquero, protección para la cabeza, cantimplora o botella de agua, barritas de cereales, frutos secos… y buenos bocadillos porque la comida la haremos en el campo

Temperatura/Precipitaciones: A tres días vista, tendremos en torno a los 18º de máxima y 9 de mínima para la zona de Riaza. Vamos a ver cómo evoluciona, pero hay posibilidades de que caiga alguna tormenta. A cruzar los dedos.

Zona: Comarca de la Sierra de Ayllón.

Localización: Tomamos la N-122 hasta San Esteban de Gormaz; allí cogeremos la N-110 hasta Riaza (48 Km. aprox.), donde comienza nuestra marcha.

Tipo de ruta: Circular: Riaza-Riofrío-Riaza

Distancia: 20 Km. aprox.

Dificultad: media.

Desnivel: en torno a 230 m.

Mapa: Topográfico Nacional, 1:50.000. 432 (20-17)

Hacia Riofrío

Hacia Río Frío. foto de https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/2013-01-20-riaza-ermita-san-benito-cinco-maderas-sendero-desfiladero-riofrio-riaza-camino-molinos-r-3879076

NON————————————————————————————————————————————————

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El bueno, el feo y el malo…caminan de nuevo. 17/02/2018

Comienzo a escribir el pequeño relato de lo que fue la ruta en torno a Santo Domingo de Silos, con añoranza. Añoranza por una jornada que resultó redonda y porque mañana, 17 de marzo, no podremos salir al monte por culpa de los coletazos de Gisele. Recordar la ruta de Yecla será un placer en esta tarde tan desapacible. Todo sea por recuperar el nivel de nuestros pantanos.

IMG_0504

Hacinas. Peña Carazo al fondo

La primera sorpresa agradable de la jornada fue la visita a Hacinas. No estaba prevista pero fue un gustazo recorrer este pueblo asentado sobre un espolón al lado de la carretera de Burgos. Situados por aquí y por allá se encuentran árboles fósiles, petrificados hace 120 millones de años! Alucinante que pueda uno disfrutar y tocar estas maravillas de un valor incalculable. Pero en el pueblo hay más. Preciosa la portada de la iglesia de S. Pedro, de una factura impecable, y muy agradable el paseo por el peñasco donde se asentó su antiguo castillo. José Pedro nos señala hacia el oeste para que veamos la imponente silueta de la Peña Carazo, el extremo de una meseta calcárea que domina toda la comarca como luego pudimos comprobar en nuestro recorrido.  La Peña nos estaba llamando así que más pronto que tarde, habrá que organizar una salida por allí.

IMG_0522

Sad Hill

Que me perdonen los del pueblo pero dudo mucho que allí tuviese lugar la Batalla de Hacinas. Aunque se indicaba en los carteles informativos, es imposible que aquí se enfrentasen Fernán González y Almanzor, entre otras cosas porque F. González murió en el 970 y Almanzor fue a partir del 977 cuando comenzó sus exitosas campañas militares. Esta leyenda se basa en poemas y crónicas escritas en el s. XIII para mayor gloria del reino de Castilla, tan falsas como aquel dicho que todavía se oye por aquí: “En Calatañazor, Almanzor perdió el tambor”.

De nuevo en el bus, disfrutamos del trayecto recorriendo el cañón que el Mataviejas ha abierto entre Carazo y Silos.

Teníamos previsto visitar el cementerio de Sad Hill al concluir nuestra marcha pero como no sabíamos si el tiempo nos respetaría la jornada, decidimos en Silos tomar el antiguo camino de  Contreras, visitar el famoso cementerio e iniciar allí la caminata.

No sé qué llevaría a Sergio Leone a escoger este rincón perdido bajo la meseta de la Peña de Carazo para situar su famosa escena porque incluso entonces, 1966, aunque había menos arbolado, había que tener mucha imaginación para hacer creer al espectador que esto era el entorno desértico del Río Grande o Río Bravo como lo llaman los mejicanos. Claro que uno de los encantos de los spaguetti western son precisamente sus incoherencias y dislates, no solo por las localizaciones sino por su atrezzo y dirección artística en general. Aun así, a pesar del viento frío que en ese momento soplaba, todavía había ecos de los silbidos de la melodía de Ennio Morricone.

maxresdefault

Recuerdo perfectamente el cartel de la película en el Cine Palafox. Era para mayores de 18!!!!!

Fotos con la silueta del “Rubio”, Clint Esatwood, y vuelta hacia Silos por el mismo camino que nos había traído el bus, 6 Km. Fue el único tramo en que tuvimos que abrir los paraguas.

Cruzamos el pueblo y salimos por el arco de San Juan, también conocido como Puerta Mayor de la Fuente, que controlaba el paso del antiguo puente gótico sobre el río Mataviejas (este río, con este feo nombre, será omnipresente en todo el recorrido). Nada más pasar el arco, giramos a nuestra derecha para seguir una pista, unos 3 Km. que termina en la carretera que se dirige a Espinosa de Cervera. Antes buen almuerzo al lado de los restos de un molino y a visitar el cielo con las galletas de Cathy.

Se continúa por la carretera unos 200 m. para cruzarla y tomar una senda a la derecha que nos llevaría de nuevo al Mataviejas y valle de Tabladillo. Pero no podemos. Una partida de caza nos lo impide. Nacho nos cuenta que en los últimos fines de semana de febrero se concentran las últimas cacerías de la temporada. No acabamos de entender por qué no hay más información o por qué actividades como el senderismo , el excursionismo o el cicloturismo, mayoritarias, deben subordinarse a la caza, minoritaria, cruel y en extinción.

IMG_0583

La Yecla

Cambio de planes. Decidimos hacer la ruta al revés de lo previsto. Teníamos pensado acabar en la Yecla pero la iniciaremos en el desfiladero. Son solo unos 500 m. pero merece la pena recorrer este tajo casi a ras de suelo, bajo los imponentes cortados que el arroyo del Helechal ha ido abriendo entre los bancos de caliza de la Sierra de Cervera. La pasarela es muy segura pero estrecha, de hecho en algún tramo había alguna dificultad para pasar con la mochila a la espalda. Nos acompañan saltos de agua y pozas. En algunos puntos, extendiendo los brazos, se tocan las dos paredes del desfiladero. En época de fuertes lluvias, como ahora, será complicado pasar sin calarse. Una gozada.

Ya fuera del desfiladero, seguimos la carretera unos 300 m. para cruzarla a nuestra derecha y coger el camino que lleva hasta Hinojar de Cervera, 600 m. de suave ascensión. El pueblo muy descuidado y “afeado”, no merece la pena recorrerlo. Foto bajo la espadaña de su iglesia y al camino hacia Barriosuso. Unos 3 Km. de ascensión atravesando un monte bastante pelado pero con un interesante paso de arenisca roja. Desde lo más alto, excelentes vistas sobre el valle del Mataviejas, la sierra de Cervera y al fondo, la meseta de Carazo. Lejos entre el monte bajo, se ven y se oyen los perros de la rehala. En el camino es un gustazo escuchar a Nacho dar explicaciones sobre la fauna de la zona. Nos enseña las huellas de los jabalíes y cómo se distinguen por la manera en la que hunden la parte trasera de la pezuña sobre el terreno. La fauna debe huir despavorida por el ruido de la rehala. No me canso de preguntarle.

IMG_0619

Desde la iglesia de Barriosuso

Una fuerte rampa de bajada, con tramos del 15% en apenas 1 Km., y llegamos a Barriosuso. Descanso y comida. El entorno es una pasada, pero cada vez que hemos llegado a un pueblo, renegamos de los hombres. Estamos hartos de decirlo, pero con qué mal gusto se destrozan parajes que han estado en armonía con la naturaleza durante siglos. Merece la pena subir hasta su iglesia porque desde allí se aprecia en su totalidad la belleza del lugar. Obviando las construcciones, Barriosuso se encuentra en una encantadora y pequeña hoya rodeada por las cumbres de Cervera y el Pico Valdosa.

Salimos de Barriosuso siguiendo su único acceso, la carretera a Santibáñez del Val. Vemos como también aquí el agua ha abierto la misma brecha que en la Yecla para acceder al Mataviejas. Es solo un pequeño desfiladero porque aquí el agua no se ha encontrado con los grosores calizos de unos kilómetros más abajo. Nada más salir del desfiladero ya se ve al fondo la ermita de Santa Cecilia, de la que nos separan menos de 1,5 Km.

La ermita se encuentra levantada sobre una roca a la vera del antiguo río Ura (agua, en euskera), hoy Mataviejas. La fuerza del emplazamiento: peña, río, fuente…nos habla de antiguos cultos indígenas, primero romanizados y luego cristianizados. Excavaciones en el área de la ermita sacaron a la luz restos de cerámica y otros elementos de un asentamiento romano desde la época alto-imperial. Por otra parte hay confirmada presencia en la zona de Silos de la cultura del vaso campaniforme, asociada a la edad del cobre y el inicio de la edad del bronce.

IMG_0626

Santa Cecilia

El puente medieval, quizá edificado sobre un antiguo puente romano, habla de la importancia estratégica de este emplazamiento ya que estamos muy cerca de la vía que llevaba de Clunia a Cantabria. En cualquier caso esta iglesia de “repoblación” tiene un encanto innegable  a pesar de haber sido modificada en varias ocasiones. Su galería porticada nos recuerda a nuestras iglesias de la comarca de la Ribera del Duero aunque aquí las finas columnas se han sustituido por pilares y potentes arcos. Una delicia la pequeña ventana en forma de cruz griega cuyos extremos se abren en círculo, abierta en su ábside. No dejamos atrás la ermita sin probar el agua que brota con fuerza de la roca en la fuente de los Caños.

Desde Santa Cecilia tenemos que seguir el Mataviejas por su margen izquierda hasta la carretera donde termina la Yecla. Son 3 Km. a la vera del río sin senda clara. El camino se hace incómodo pues lo han removido recientemente quitando árboles y arando hasta los márgenes del río. Además el suelo se ha ido reblandeciendo a medida que aumentaba la temperatura. Ya en el cruce de la carretera con Espinosa de Cervera, alcanzamos el punto exacto donde la montería de la mañana nos impidió el paso. Desde aquí ya solo nos queda desandar el camino de la mañana, ahora más soleado y embarrado, para entrar en Silos. No sé qué hubiesen dicho los antiguos silenses al ver usando el lavadero para limpiar nuestras botas empapuzadas de barro pero era inevitable si no queríamos dejar el autobús hecho un lodazal.

IMG_0644

A la vera del Mataviejas

Y nada, suspendida la ruta de marzo y con el V Certamen de Cortos a la vista, nos volveremos a juntar por esos montes allá por el mes de mayo.

Todas las fotos aquí

Me parece que no tenemos ninguna duda de cuál es la banda sonora de la ruta: The Good, the Bad and the Ugly Theme • Ennio Morricone

ruta nuestra yecla

NON————————————————————————————————————————————————————-
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La colonización, el vado del conde y el Lagar de Isilla, 20-01-18

Banda sonora de la ruta: Lori Meyers – Todo lo que dicen de ti. (En la espiral, 2017)

Por desgracia de este tramo del GR-14, Senda del Duero, entre La Vid y Aranda, se puede prescindir. No es que no tenga partes con encanto pero en general se trata de un paisaje muy humanizado, cuando no directamente afeado por la actividad humana. Una pena porque caminar al lado del Duero debería ser siempre un placer.

IMG_2061

Acercándonos a Guma

Salimos de la Vid, siempre por la margen izquierda, con una espesa niebla que no nos abandonaría hasta llegar a Vadocondes. El primer tramo de 4 Km. se hace pegado al río hasta llegar a la localidad de Guma. Conchi nos alarga los dientes entusiasmada con su reciente jubilación. Muchos proyectos a la vista, siempre con su querida Berlanga presente.

Cuando llegamos encontramos un pueblo fantasma. La niebla, el silencio y también su triste historia, nos recordaba que entrábamos en un pueblo sin alma creado por el Instituto Nacional de Colonización franquista. La política hidráulica de los años 50 obligó a muchas familias a abandonar por la fuerza sus lugares de nacimiento para ocupar tierras y casas en las que debieron sentirse siempre extraños. Los colonos forzosos procedían de Cuenca, Guadalajara o Segovia y en cuanto pudieron escaparon a buscar fortuna a Madrid o Barcelona. La planificación del pueblo recuerda un poco a los cortijos andaluces; el modelo de casa se repite continuamente y uno se pregunta quién pudo diseñar algo tan feo y tan alejado de la arquitectura tradicional castellana. El anagrama del INC puede verse en las fachadas como si de una marca de identificar al ganado se tratase. Un testimonio de lo dura que fue la vida para estas gentes en un época en la que nadie podía alzar su voz, lo podéis encontrar en el testimonio de Concepción Sáez Domínguez. Adios Guma.

IMG_2085

Cerca de Vadocondes

Bajo el pueblo,  casi donde el Duero inicia un gran meandro, se ha levantado una presa donde nacen dos canales de riego, el Canal de Aranda y el Canal de Guma. Es este último el que vamos a seguir, ahora sin agua, cruzando las tierras de labor que se encuentran entre el Duero y la N-122. Es cierto que estos tramos son un pelín tediosos pero son ideales para ponerse uno al día de cómo va Cataluña, qué le ha pasado al fulano o quién se ha quedado con el asador de la Calle Mayor. Por no hablar del debate académico entre Pepe S. y Pedro V. sobre cómo conseguir el torreznillo perfecto.

4 Km. y de nuevo en el Duero. Qué alegría encontrarnos con este pequeño soto que nos hace reencontrarnos con el río tal como nos gustaría recorrerlo y reconocerlo siempre. El cauce no es muy ancho pero baja agua y con ganas  a pesar de la sequía. La nevada de Reyes ha sido una bendición. Altos chopos y abundante vegetación de ribera nos llevan sin darnos cuenta hasta las afueras de Vadocondes, 3 km.  La senda termina en un pequeño merendero al lado de un bonito puente medieval que llaman el Puente Seco pues el arroyo que salva, la Rebolleda, debe llevar agua solo los años muy, muy lluviosos. Un sitio perfecto para almorzar con los primeros rayos de sol calentándonos el cuerpo.

Entramos en Vadocondes pegados al Duero sobre lo que queda de la magnífica salvaguarda que construyeron en el siglo de las Luces para evitar los desastres de las crecidas. Preciosa la imagen de entrada al pueblo con el Duero, la ermita del Humilladero, las Escuelas Nacionales y la Puerta Nueva, puerta de acceso que es uno de los últimos vestigios en pie de la antigua muralla. Una vez dentro del casco histórico, la imponente torre de Nuestra Señora de la Asunción, erigida a finales del XVI, nos atrae como a algunos del grupo el cordero asado. Avanzamos por la calle Real mientras volvemos a ver de nuevo qué fácil es destrozar lo único para levantar lo de siempre: casas sin gusto alguno donde cada uno construye como le da la gana. Otro paraíso “Leroy Mierdín”. De haberse cuidado, Vadocondes sería unos de los pueblos más singulares de la ribera del Duero. En fin; ya en la plaza impacta el magnífico rollo jurisdiccional. Foto de grupo.

IMG_2105

Entrando en Vadocondes

Salimos del casco histórico por la otra puerta de la muralla que permanece en pie: la Puerta de Burgos. Giramos a nuestra derecha para seguir unos 500 m. la BU-930. Cruzamos el Duero por un puente soberbio que se levanta, también del XVIII (buen siglo este para el pueblo), sobre el original vado que da nombre a la localidad. Nada más cruzar el puente giramos a la izquierda para seguir ya hasta Aranda por la margen derecha del río. Pero vaya sorpresa a los pocos metros. Otro espléndido puente levantado para salvar el río de la desaparecida linea del ferrocarril Valladolid-Ariza. Leo que fue diseñado por el ingeniero Theóphile Seyrig (socio de Gustave Eiffel) que ganó el concurso para ejecutar todos los puentes metálicos que cruzan el Duero en esta antigua línea; unos puentes (cuya característica común son las vigas de estructura “Pratt”) muy familiares para nosotros por haber varios en el tramo soriano, como el  de la estación de Berlanga.

Una larga pista, 3 Km., nos deja a la vera del Monte de la Calabaza, un encinar frondoso de casi 10 Km. de largo por 4 Km. de ancho. Bordeamos el monte durante 3 Km. hasta llegar a la vega de Aranda de Duero. En frente de nosotros, al otro lado del río, Fresnillo de las Dueñas.

Desde el inicio de la vega, ya no hay mucho que contar. Nos equivocamos al seguir rectos y no habernos dirigido a buscar el río. Los merenderos, a cual más feo, van salpicando el camino hasta aperecer las primeras naves. Cruzamos el Río Arandilla, a la altura del parque de Santa Catalina y directos al Lagar de Isilla donde improvisamos sobre una de las cubas de la calle, nuestro particular tenderete para comer. Antes de volver al Burgo todavía tuvimos tiempo de un cafecito en el Café Central decorado con guitarras de bandas muy conocidas, tanto españolas como foráneas: Travis, Lori Meyers, Los Planetas o Mark Knopfler.

And that’s all folks!

Todas las fotos de la ruta

Banda sonora de la ruta: Lori Meyers – Todo lo que dicen de ti. (En la espiral, 2017)

muestra ruta Aranda la Vid

NON————————————————————————————————————————————————————-
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Ruta nº 95. La Yecla desde Santo Domingo de Silos. 17 de febrero de 2018

El próximo sábado patearemos por los alrededores de Santo Domingo de Silos. Visitaremos  el famoso paraje de La Yecla y su profunda y estrecha garganta excavada en los bancos de caliza, pero también la preciosa ermita de Santa Cecilia y los pueblos de Hinojar de Cervera y Barriosuso. Si nos diese tiempo, además de pasear por Silos, podríamos acercarnos al cementerio de Sad Hill. Que por qué un nombre en inglés en el corazón de Castilla? Pues porque aquí, Clint Eastwood, Eli Wallach y Lee Van Cleef  rodaron una escena muy famosa de El bueno, el feo y el malo, en 1966. Una ruta con muuuuuchos alicientes.

desfiladero-de-la-yecla

La Yecla

 Día: sábado 17 de febrero de 2018

Salida: Estación de Autobuses. 8,45 h.

Equipo: Pistas y senderos amplios, además de la estrecha senda de paso de la Yecla. Material que no debe faltar en invierno: mochila, forro polar, guantes, chubasquero, protección para la cabeza, cantimplora o botella de agua, barritas de cereales, frutos secos…

Temperatura/Precipitaciones: A cuatro días vista, tendremos en torno a los 13º de máxima y 3 de mínima para la zona de Santo Domingo de Silos. Como ya viene siendo costumbre, dan algo de agua para el sábado. A cruzar los dedos porque el tiempo está revuelto.

Zona: Comarca de la Demanda.

Localización: Tres pasos para llegar a S Domingo. El primero lo iniciaremos en la SO-920 hasta San Leonardo, 34 Km; el segundo desde San Leonardo hasta Hacinas por la N-234, 30,3 Km.  y el tercero desde Hacinas a Santo Domingo por la BU-910, 13,5 Km.

Santa Cecilia ermita 1 2022518Master

Santa Cecilia por Agustinín, https://es.wikiloc.com/wikiloc/user.do?id=379187

Tipo de ruta: Circular: Silos-La Yecla-Silos.

Tomamos la idea de Agustinin. https://es.wikiloc.com/wikiloc/user.do?id=379187

Distancia: 16 Km. aprox.

Dificultad: fácil.

Desnivel: en torno a 216 m.

Mapa: 314 – Sto. Domingo de Silos (Burgos) 20-13

NON————————————————————————————————————————————————————————————————————
Publicado en Senderismo | Deja un comentario