Ruta nº 93. Por los valles de los ríos Muriel Viejo y Milanos, 16 de dic. de 2017

La ruta que haremos el sábado 16 de diciembre recorrerá los valles abiertos por los ríos Muriel Viejo y Milanos, ambos afluentes del Abión, el primero por su margen derecha y el segundo por su izquierda. Desde la desembocadura del Muriel, nos dirigiremos hacia Blacos desde donde seguiremos el cauce del Milanos hasta Calatañazor, final de nuestra ruta.

R 93 por Google Earth dic 2017

La ruta

Día: sábado 16 de diciembre de 2017

Salida: Estación de Autobuses. 8,45 h.

Equipo: Pistas y senderos. Material que no debe faltar en invierno: mochila, forro polar, guantes, chubasquero, protección para la cabeza, cantimplora o botella de agua, barritas de cereales, frutos secos… Comeremos en el campo.

Temperatura/Precipitaciones: Una semana es demasiado tiempo para acertar en el pronóstico pero… Seguirán fresquitas las temperaturas, 6º de máxima y -3 de mínima para la zona de Muriel Viejo. Al fin y al cabo, lo razonable para estas fechas además está lloviendo y nevando, así que contentos.

Zona: Tierra de Calatañazor

Localización: Tomaremos la N-122 hasta el cruce con Calatañazor, 24 Km. Desde aquí seguiremos primero la SO-P-5026 y luego la SO-P-5018, durante 18 Km. hasta llegar al inicio de nuestra ruta en Muriel Viejo.

Tipo de ruta: Ida. Dejaremos un coche en Calatañazor, donde termina la ruta, que nos servirá para la vuelta y continuaremos hasta Muriel Viejo.

Distancia: Entre 20 y 22 Km. aprox.

Dificultad: fácil.

Desnivel: en torno a 190/200 m.

Mapa: 348-IV Muriel de la Fuente, mapa topográfico Soria 1:25.000

Panoramica

Valle del Río Muriel

NON——————————————————————————————————————————————————————–
Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Las cuevas, el monasterio y la vía ferrata. 18 de nov. de 2017

Cómo se agradece hacer una ruta en la que no te maltraten las fuerzas de la naturaleza (con permiso de Pedro V).  Son menos épicas, el chute de endorfinas se nota menos pero… a cambio sientes el sol en la cara, los kilómetros van cayendo sin grandes esfuerzos y no hay lugar para algún momento de cierta tensión. Va quedando claro que las rutas donde no hay montaña atraen a los treparriscos como los torreznillos a las cañas. Tiene que haber de todo. A veces apetece ver una película entretenida, rutas invernales, y otras una de autor, rutas montañeras, más exigentes pero también más satisfactorias.

IMG_1392

Cañón del Pilde

En el pilón-fuente de Orillares nos juntamos los 17 andarines que por lo que apreciamos, formábamos un grupo más numeroso que habitantes tiene el pueblo. Con un grado bajo cero nos lanzábamos a recorrer el pequeño pero encantador cañón calizo que el río Pilde abre para atravesar la Serrezuela, una pequeña elevación que casi sirve de unión entre la Sierra de Espeja y la sierra de Nafría. Al llevar el río poco caudal, uno se puede meter por las cuevas que el agua ha ido abriendo a lo largo de miles o millones de años con esa paciencia que solo ella tiene al deshacer incluso el granito más duro. Lo raro es ver esas cavidades a ras del cauce y no a gran altura, como ocurre en los Ojos del Búho en la Hoz del Abión o a muchos metros bajo el suelo, en el Cañón del Río Lobos.

Al salir de la hoz cruzamos el riachuelo para seguir por su margen izquierda atravesando una bonita pradera en la que sentimos como el sol nos calienta las costillas y unas manos entumecidas por la umbría bajo los paredones calizos.  A nuestra derecha los restos de un antiguo molino y en el cielo el vuelo calmado de algún abanto. Volvemos a cruzar el río para coger a la izquierda la pista que nos llevará hasta los restos del antiguo convento de Santa María, fundado por los Jerónimos en 1.401, muy cerca de Guijosa.

IMG_1508

Rica torta en la fuente del monasterio

La historia de este convento da para un libro. Como decía Mito quizá junto a San Baudelio sean los dos edificios de nuestra provincia que mejor representen el expolio que hemos sufrido sobre todo en los siglos XIX y XX. San Baudelio está en pié aunque la mayoría de sus frescos estén en los EE.UU., pero de los jerónimos de Guijosa solo queda la pared del hastial que mira al oeste, cantorales repartidos por medio mundo (se hizo una exposición en El Burgo en 2003) y el grupo escultórico del sepulcro de D. Lope de Avellaneda en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid. Hay mil historias en torno al monasterio: un cuadro del Greco, la botica, la visita del beato Palafox… pero yo me quedo con la historia del intento de robo que tuvo lugar en 1904 y que podéis leer aquí. Todas estas historias tristes y un poco truculentas, pasaron mucho mejor gracias a las riquísimas  tortas que trajo Alberto Carrasco desde la tahona de San Esteban de Gormaz. Allí dimos cuenta de ellas, unos más que otros,  al solillo y al lado de la fuente que bien pudiese ser la que estuvo en el origen del monasterio ya que se erigió por iniciativa del Obispo de Osma cerca de una ermita, aprovechando una fuente que había en los alrededores (José Vicente de Frías Balsa dixit).

IMG_1437

Pasarela en el desfiladero de la Torca

Al camino. Pista de nuevo durante  2,5 Km. hasta llegar a una mancha de pino pudio que se extiende entre los Ríos Espeja y Pilde. Al final del pinar fue como llegar a un balcón con vistas sobre Espeja, la sierra de Costalago y al fondo, la sierra de Urbión. Suave descenso, unos 3 Km., hasta sentarnos a los pies de la vía ferrata de Espeja y  dar cuenta del almuerzo mientras Alberto nos iba contando toda la historia de su construcción. Hubo tiempo también para subir al Castillo y disfrutar de las vistas de este mirador que probablemente como su topónimo indica, albergase una torre o un atalaya en época medieval ya que se aprecian restos de una construcción en la cima. Fue allí donde Pedro nos contó que el origen de estas vías está en la I Guerra Mundial, cuando se equiparon vías en los Alpes mediante cables, escaleras o puentes para facilitar el acceso de tropas y material bélico. Interesante.

p1040173

Tramo complicado

Sobre el desfiladero de la Torca, Alberto y sus amigos fueron haciendo esta vía de forma totalmente altruista, de la que hoy disfrutan muchos montañeros y que nosotros solo observamos con cierto canguele desde una pasarela, mientras abajo una pareja había sufrido en el conocido como “paso del Alberto”, y ahora se disponían a lanzarse por una tirolina. Qué tiempos aquellos en los que en nuestro país había dinero hasta para traer y colocar este puente sobre el que nos encontramos ¡con un helicóptero!

Bueno, nos despedimos de Alberto y a seguir ruta. Unos 5 Km. de ascensión tendida en dirección norte y llegamos a la base de Costalago. Aquí el track que descargamos hace una mala elección pues en vez de seguir pegados a la sierra de Costalago en dirección este un par de Km. y tomar luego una pista a la derecha en dirección a Orillares, se inclina por seguir un cortafuegos que nos planteó la única dificultad de toda la ruta. Más que dificultad fue el temor de que hubiese alguna caída ya que salvamos en una bajada de apenas 1 Km., desniveles en torno al 15%, y en algún tramo del 25%, con un firme de graba muy suelto por la falta de lluvia. Lo que más nos preocupaba era que Nani hiciese un mal apoyo justo ahora que salía de la rotura de su brazo. No pasó nada así que buenas risas comiendo, incrementadas por el rico rioja que también nos dejó Alberto.

img_1380.jpg

Agradable paseo por el pinar, ya con ejemplares de pino silvestre, para atravesar un curioso paisaje lunar abierto por una cantera y terminar la ruta a la entrada de Orillares casi en el mismo punto donde habíamos arrancado  siete horas antes.

Y eso es todo amigos! Hasta el 16 de diciembre que patearemos por la comarca de Calatañazor, en la zona de Muriel Viejo.

Banda sonora de la ruta: Karl Blau – Fallin’ Rain   (Introducing Karl Blau, 2016)

Todas las fotos de la ruta (J y N)

https://photos.app.goo.gl/IrwflLyM8OojjUHF2

Perfil Orillares- Espeja-Orillares nov 2017

La ruta

NON———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————–

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Ruta nº 92. El Cañón del río Pilde y alrededores de Espeja de San Marcelino, 18 de nov. de 2017

IMG_2327

Via ferrata de Espeja

El próximo sábado, 18 de noviembre de 2017, recorremos la hoz del río Pilde y parte de las tierras comprendidas entre Orillares y Espeja de San Marcelino. Nos moveremos por los márgenes meridionales del Cañón del Rió Lobos con la mole del Pico Navas siempre como referencia espacial.

Cañón del río Pilde en las cercanías de Orillares

Cañón del Pilde

Día: sábado 18 de noviembre de 2017

Salida: Estación de Autobuses. 8,45 h.

Equipo: Pistas y senderos cómodos. Material que no debe faltar en invierno: mochila, forro polar, guantes, chubasquero, protección para la cabeza, cantimplora o botella de agua, barritas de cereales, frutos secos…

Temperatura/Precipitaciones: A tres días vista, las temperaturas parece que serán fresquitas, 0º de mínima y 16º de máxima para la zona de Espeja de San Marcelino, pero vamos, después de lo que aguantamos en Somosierra, esto es jauja.

Zona: Espeja de San Marcelino

Localización: Tomaremos la SO- 920 durante 15 Km. hasta Ucero. Sin entrar al pueblo tomaremos a la izquierda la SO-P-5119 hasta Santa María de las Hoyas, para desde allí, coger primero la SO-934 hasta Muñecas y luego la SO-P-5111 hasta Orillares, 7 Km.

Tipo de ruta: circular. Dejaremos los coches en Orillares.

Distancia: Entre 20 y 23 Km. aprox.

Dificultad: fácil.

Desnivel: en torno a 200 m.

Mapa: Parque Natural Cañón del Río Lobos. Escala 1:25.000. Edt. Piolet

NON————————————————————————————————————————————————————–
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

De cómo visitamos Cebollera Vieja y terminamos caladitos como pollos

Ruta nº 91. Subida a Cebollera Vieja-Tres Provincias desde Somosierra

Dos rutas bien diferenciadas las que hicimos el sábado 21 de octubre aunque saliésemos y terminásemos en el mismo sitio.

IMG_1105

Atravesando el Caño

La primera fue una ruta de unos 9 Km. que iniciamos con la visita al salto del Arroyo del Caño o Chorrera de los Litueros. Cuando vamos camino de Madrid, todos giramos la vista a la izquierda, cerca ya del puerto de Somosierra, para ver esta espectacular cola de caballo que en esta ocasión y debido a la “pertinaz sequía”, apenas era un reguero de agua brincando por las rocas. Antes de tomar la empinada pista por la que iniciaríamos el ascenso a Cebollera, cruzamos entre chanzas el arroyo del Caño por una hilera de piedras que hacían de pasadera. En temporada normal será casi obligatorio descalzarse para cruzar o buscar un paso aguas abajo donde el Caño se junta con el Arroyo de las Pedrizas para convertirse en el Río Duratón.

IMG_0959

Chorrera de los Litueros

Ascendemos a Cebollera casi siguiendo el vértice de su ladera occidental. Los dos palos se antojan casi imprescindibles. Incluso subir con un todo terreno queda solo para los que no tengan miedo a los desniveles. En los 6 Km. de subida hasta la cima, salvaremos un desnivel de unos 712 m. con pendientes en muchos tramos superiores al 15% que alcanzan en los últimos 500 m., más del 30%!!!!!. Así que paso, hinca bastón, paso y calladitos. Hasta Jesús hablaba solo en pensamientos.

cof

Cerca de la cumbre de Cebollera Vieja

De las vistas nada de nada, pues la niebla nos acompañaría durante todo el trayecto. Al llegar a la cima de Cebollera Vieja, unas fotos ante el monumento a los agentes forestales y antes de darnos cuenta… calados. Se trataba de una de esas precipitaciones fuertes de alta montaña, racheadas por un fuerte viento del oeste que nos dejó empapados. Dio igual llevar paraguas o impermeables. Al final agua desde el juanete hasta la sesera.

Y aquí empezó la segunda parte de la ruta. Si en la primera fueron la niebla y los fuertes desniveles los protagonistas, en la segunda serían el agua y la pérdida del camino. Nos esperaba un pequeño calvario de agua y frío de unos 19 Km.!

Desde la cima, después de 2 Km. de pista, debíamos desviarnos hacia la derecha, ladera abajo hacia Somosierra, según indicaba el gps. Imposible ver nada. La niebla, el viento y el agua lo hacían imposible. Continuamos atravesando la cima de la montaña, unos 6 Km., con pequeños sube y baja, sin ver ningún camino claro. En un momento determinado desandamos el camino con la esperanza de encontrar la bajada pero intento en vano. A seguir la pista ancha por la que nos íbamos alejando cada vez más del punto de partida. A nuestra izquierda el nacedero del Jarama y suponíamos excelentes vistas que alcanzarían hasta la Cuerda Larga y Madrid. Continuamos dirección sur, calados y con nervios pues la luz descendía visiblemente aunque todavía dos quedasen un par de horas. La pista llega hasta una valla y se hace un claro en el valle a nuestra derecha, llevamos casi 20 Km andados. Puede ser Robregordo lo que vemos en la ladera opuesta y eso quiere decir que nos estamos alejando sin saber a dónde. Decidimos, con cierta tensión en el grupo, dar media vuelta y bajar por un cortafuegos que nos permitiría desandar el camino hacia Somosierra, siempre en dirección norte. Un momento para recobrar fuerzas y yo tiritando de tal manera que casi ni podía coger los frutos secos que nos ofrecía Vidal.

IMG_1099

Nos iba cayendo de todo

Al final del cortafuegos, cogemos una pista que abandonamos 1 Km. después porque empezaba a ascender. Lo que nos faltaba. Nos salimos de la pista, bajamos y atravesamos a las bravas un precioso pinar que terminaba en otra pista que iba en la buena dirección, hacia el norte. Al otro lado del pequeño valle en el que nos encontrábamos, un paisano llamaba a las vacas tocando la bocina. Cierta alegría al ver actividad humana que se volvió euforia cuando nos cruzamos con un coche de los forestales que nos confirma que vamos en el buen camino. Un Km. más adelante cogíamos la pista que nos dejaría en Somosierra calados y doloridos. Una ruta de unos 16 Km. se había convertido en una exigente experiencia de 28,4.

Vista desde Carretera

Así se veía una semana después desde la carretera

Abajo, casi sin tiempo para recordar lo vivido en la jornada, nos despedíamos para meternos en los coches con el aire y la calefacción a tope, con la esperanza de evitar el trancazo que nos amenazaba en el inicio de semana.

Lo bueno de la experiencia es que volveremos. A todos nos quedó el regusto de no haber disfrutado de la ruta y no haber visto nada a tres metros a la redonda

Moraleja: nunca te descargues y sigas un track que ha sido hecho con nieve. Los autores han sorteado los caminos y sendas ayudados por raquetas y eso hace que el track en muchas ocasiones se salga de las sendas y pistas conocidas. Un dolor.

Crónica express de Jesús en FB

Todas las fotos  pinchando aquí

Cebollera Vieja Nuestra ruta completa 21-10-17

La ruta completa. El tramo en rojo es por donde deberíamos haber bajado

La banda sonora de la ruta no podía ser otra, tratándose de “los héroes de Somosierra” y no me refiero a los de la Guerra de la Independencia (Batalla de Somosierra)

Depeche Mode – Heroes , original de D Bowie

page.jpg

NON——————————————————————————————————————————————————————

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Ruta nº 91. Peña Cebollera Vieja o Tres Provincias desde el Puerto de Somosierra.

Al moooonteeeeeee!

Pico Cebollera Viejo 2.119 m.

Día: sábado 21 de octubre de 2017, 8,15 h.

Salida: Estación de Autobuses de El Burgo de Osma.

Equipo: Pistas y senderos cómodos. Lo habitual sabiendo que vamos a por los 2000 m. y allá arriba el tiempo cambia muy rápido: mochila, forro polar, guantes, chubasquero, protección para la cabeza, cantimplora o botella de agua, barritas de cereales, frutos secos…

Temperatura/Precipitaciones: A cinco días vista, las temperaturas parece que serán fresquitas, 2º de mínima y 13º de máxima para la zona de Somosierra. Ya veremos qué pasa con el agua. De todos es sabido que somos expertos en atraer la lluvia.

Zona: Sierra de Somosierra

Localización: Tomaremos la N-122 hasta San Esteban de Gormaz. Desde aquí tras acampar en el puente lo que dure el dichoso semáforo, cruzaremos el Duero para coger la N-110 unos 70 Km. hasta el cruce de la A-1. Desde el cruce hasta Somosierra, otros  13 Km. aproximadamente y habremos llegado al inicio de la ruta

Tipo de ruta: circular. Dejaremos los coches en la gasolinera de Somosierra pueblo.

http://losk2delaskumbres.blogspot.com.es/2014/02/pena-cebollera-vieja-o-tres-provincias.html

Distancia: 16 Km. aprox.

Dificultad: moderada.

Desnivel: en torno a 800 m.

Mapa: Sierras de Ayllón y Ocejón. Escala 1:50.000. La Tienda Verde

Los k2 de las cumbres

—————————————————————————————————————————————

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

R. nº 90. El Anie y el Cañón de Heujarre, 17,18 junio 2017. Cagija y Treparriscos

Creía que había estado en Pirineos por haber pateado por Irati y Nuria (Gerona) pero no, mi bautismo de fuego ha sido atravesar parte del laberíntico paisaje kárstico enmarcado entre la Sierra de Añelarra, el pico Pourtet y el Anie.  Menos mal que salíamos desde la Piedra de S. Martín, 1.760 m., y no desde el valle del Belagua, unos 950 m.

IMG_7917

El Anie

Nada más ascender uno metros la ladera de la carretera, ya veíamos al fondo la potente pirámide del Anie. ¿Y vamos a subir por la escarpada arista de su cara oeste? Tal como se veía desde aquí la cosa ya se veía durilla. Un consuelo para los treparriscos: nuestros camaradas del grupo Cagija de Laredo calificaban la marcha de dificultad media.

Los primeros 3,5 Km. los llevamos muy bien. El sendero era cómodo e incluso mullidito hasta que terminamos de bordear el pico Arlas por su cara oeste. Luego ya empezó la fiesta al tener que empezar a caminar y subir por el caos de rocas que se extiende bajo la mole del Anie. Ahora había que atravesar pequeños canales por donde se ascendía lentamente usando pies y manos. A veces la nieve acumulada ponía un poco más de pimienta al asunto pues aunque estaba blanda, también resbalaba. Como suele ocurrir en este tipo de terreno, tan pronto los bastones son una ayuda como el mayor de los incordios.

IMG_7952

Subiendo por la arista oeste

Casi 5 Km. de marcha, una pequeña bajada de unos 500 m, y nos colocamos debajo de la pirámide. Si de lejos parecía difícil, visto el desnivel desde abajo ahora parecía complicado. Está claro que va a exigirnos poner fin a la animada cháchara entre Roberto, Fuencisla y yo, hincar los pies y ascender cada uno al ritmo que pueda. Sufro pero voy encantado viendo que Alejandra aguanta bien el ritmo de ascensión. Son unos 900 m. de subida pero con un desnivel de casi el 40%.  A unos 2.360 m., una pequeña mesetita nos permite coger aire y alucinar con las primeras vistas hacia el sur y el oeste. Por primera vez apreciábamos la extensión y fuerza de los Pirineos. Enfrente, dirección oeste, la Mesa de los Tres Reyes, a la que me gustaría subir algún día.

Un esfuerzo más y hacíamos cumbre. El zigzagueante sendero termina en un pequeño pico muy animado no solo por los miembros de nuestro grupo sino también por los montañeros que van llegando. Fotos, bocadillos y muchos ohhhhhh. Los cántabros iban recordando, nombrando y señalando otras ascensiones, haciéndome parecer un novato en estas lides. Hablaban del Lakora, Petrechema o de la Mesa de los Tres Reyes y de las dificultades y peculiaridades de cada uno de ellos. Qué vistas sobre los Pirineos y la llanura francesa que se extendía al norte! Lo que no me quedó claro es si la ascensión al Espigüete es más dura o menos que esta porque había disparidad de opiniones en el grupo. Lo que si me quedó claro es que la montaña palentina se las trae.

IMG_8095

Cumbreeeeee

Reponemos fuerzas y para abajo. Ojito que un resbalón y no sabes si muerdes el polvo aquí o en la base del pico. Y tanto; de vuelta en la base del pico, Alejandra pisa al borde del sendero y resbala. El susto se queda en nada pero hay que andarse con mucho cuidado por el terreno por donde pisamos. Luego supimos que hubo muchos más resbalones en la expedición. Reagrupamiento y cambio de sentido, nuestro Comandante en jefe había diseñado la ruta para volver por el col des Anies a nuestra derecha. En qué hora pardiez!

La ida al Anie nos costó 6 Km. y la vuelta solo uno más, pero menuda diferencia de recorrido. Creíamos haber sufrido atravesando el lapiaz? Ja, ja y ja. De entrada tuvimos que atravesar tres neveros justo bajo la pared norte del Anie. Sin duda, para varios de nosotros, el momento más peligroso de todo el recorrido. Los primeros abrían  camino y los últimos podíamos meter la bota en la huella sobre la nieve. Paso adelante y bastón clavado con la derecha en el nevero. Un fallo y mejor no pensar lo que podía habernos pasado. Un paso delicado. Claro que todo está en nuestras cabezas y lo que para unos era un mundo para otros era solo un paso cómodo.

 

IMG_7979

Los dichosos neveros

Eufóricos después de los neveros la vuelta se antojaba fácil aunque fuese un poco más larga. Pero un despiste nos hizo seguir solo los hitos sin darnos cuenta que habíamos abandonado el camino de las marcas amarillas (como en el Mago de Oz, vamos). Así que de lo de salir bajo el pico Murlong, rien de rien; nos metimos en una ratonera calcárea, el Arres d’Anie, que nos cansaría y metería en algún aprieto.

Menos mal que la ruta era de “dificultad media”. La tropa empezaba a perder la moral. El cansancio se notaba en las piernas y pisábamos por un terreno donde la fatiga puede hacer malas pasadas. Nani tiene un tropezón. Parece que no es nada y seguimos. La silueta del Arlas al oeste nos indica cual debe ser nuestro rumbo pero el lapiaz se empeña en ponernos más y más grietas en el camino. Los exploradores del grupo van adelantándose e indicando el mejor sendero para salir del pedregal. Fueron unos 4 Km. desde la cima del Anie pero parecía que llevábamos toda la tarde. Por fin el lapiaz se acaba y después de ascender una ladera bajo el Arlas, volvemos a conectar con el camino de ida. Las caras de alegría volvían. 2 Km. más y estábamos de nuevo en la Piedra de San Martín. Curva helicoidal, parada en la Venta de Juan Pito para tomar unas merecidas cañas y regreso a Isaba.

IMG_8106

La trampa del lapiaz del Arres d’Anie

Los espaguetis boloñesa de la cena entraron como la gasolina en un coche sediento y todavía quedaban fuerzas para recordar el camino y tomarnos unas copas en el Cartutxo. El nombre lo dice todo sobre el ambiente. Si incluimos el coche de la guardia civil con cristales tintados que pasó a nuestro lado, ya tenemos una de las postales del paisaje euskaldún.

A dormir que mañana nos espera el Cañón de Heujarre (cualquiera le decía a Conchi que prefería quedarme en la camita)

IMG_8062

En lo más alto del cañón de Heujarre

Subimos de nuevo por la carretera que sigue el curso del Belagua para iniciar nuestra ruta unos cinco Km. antes de la Piedra de San Martín, en concreto desde Cayolars d’Errayza, una hoya donde arranca este salvaje cañón. En apenas unos cientos de metros, se pasa de las praderas alpinas a un espeso bosque de hayas entre paredes verticales que apenas se entreveían por la tupida vegetación. Una primavera tan cálida nos ha impedido disfrutar de la abundancia de cascadas y agua que debe haber a lo largo de la garganta, de hecho el curso del Erreha  desapareció al poco de iniciar el descenso y no volvió a aparecer hasta casi el final del recorrido. Menos mal que lo hicimos de bajada pues aunque las rodillas se quejaban al principio no me quiero imaginar lo que hubiese sido hacerlo de subida.

IMG_8045

La endidura de Heujarre

Ya abajo, en Sainte-Engrâce, íbamos con las fuerzas tan justitas que ni nos asomamos a su iglesia románica. Era curioso el cementerio donde convivían lápidas con la cruz y el lauburu. Deseos de trascendencia frente a deseos de ser recordados por la pertenencia a una etnia.

Vuelta para Isaba a través de una carretera donde el bus del Perdigón se las vio y deseo para ascender. No me extraña que cascase el aire acondicionado por el esfuerzo. Pobres cántabros lo que tuvieron que sudar en el camino de vuelta a casa sin aire.

Los tracks son de Emilio Macaya

Piedra de S Martín- Pico Anie, https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=18265944

Cañón de Heujarre, https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=18278122

IMG_8090

Bajando por el cañón, con el Comandante a la cabeza

Terminamos encantados y con ganas de volver a patear con nuestros compañeros del norte. De hecho hablamos de volver a vernos en septiembre-octubre haciendo la Cuerda Larga desde Navacerrada a la Morcuera. Hasta entonces compañeros!

De los cascos de uno de los montañeros que estaba en la cumbre, estoy casi seguro que entreoí este tema de Roger Hodgson que por ello se convierte en la banda sonora de la ruta: Give a Little Bit – Roger Hodgson (Supertramp), Even in the Quietest Moments, 1977

Todas las fotos de la ruta en https://goo.gl/photos/kaZGdh8cm3RzgyAa9

NON———————————————————————————————————————————————————–
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

R. nº 89. The Sierra Company Limited, 18 de marzo de 2017

IMG_6175

Pineda de la Sierra con el Trigaza al fondo

El primer descubrimiento de nuestra nueva ruta se debió a un error de nuestro sureño chófer. Confundió Barbadillo del Mercado con Barbadillo de los Herreros. Eso nos permitió conocer el bonito valle que va excavando el río Pedroso, sobre todo entre Barbadillo del Pez y Barbadillo de los Herreros. Y por qué tanto Barbadillo en la zona? Mucha gente barbilampiña? Mirando en la red parece que todo proviene (habría que comprobarlo) de un tal Barba Tello, noble al servicio de Alfonso III de Asturias a quien el rey por los servicios prestados, le concedió el valle del Pedroso. Siempre curioso todo lo relacionado con la toponimia, como la denominación de la sierra de “la Demanda” por un largo litigio que comenzó en el s. XVI y concluyó parece que a finales del XIX entre Barbadillo de los Herreros y Monterrubio de la Demanda, por el aprovechamiento de los pastos de la zona. Pocas bromas con los pastos, este territorio también ha sido merinero.

IMG_6111

El San Millán con restos de nieve

A lo nuestro. Una vez en Barbadillo de los Herreros y tras preguntar a dos paisanos, cruzamos el Pedroso por la carretera que se dirige a Monterrubio y a unos 400 m. a nuestra izquierda, pisamos por primera vez la famosa Vía Verde de la Demanda. Una vuelta de 3 Km. nos llevó de nuevo a Barbadillo pasando por un túnel del antiguo ferrocarril. Andábamos un poco despistados con la dichosa curva porque no acabábamos de estar seguros de llevar la ruta correcta. Tampoco la señalización ayudaba. Te fías, dejas el gps en casa y comienzan las dudas.

Entre Barbadillo y el Puerto del Manquillo, de vez en cuando oía mentar a mis antepasados. Les aseguré a los expedicionarios que era mejor iniciar la ruta en Barbadillo y no en Pineda, pues daba por hecho que sería todo bajada; sí, sí… La subida fue tendida pero larga. Unos 15 Km. desde la salida. Bueno, todos, todos, no protestaron: Pedro V cuanto más subamos, mejor que mejor. Tampoco hubiese protestado Marisa pues la subidita se compensaba con una temperatura más que primaveral (en unos días ya estará recuperada de sus cuerdas vocales).

Ascendimos atravesando un gran bosque de robles, algunos de ellos de gran porte, salpicado por alguna encina y ya en la parte del Manquillo, con presencia notable de hayas. Será un gran espectáculo poder ver esta masa arbórea en todo su esplendor en poco menos de dos meses o en octubre cuando le llegue su decadencia otoñal. Ahora, incluso en las zonas de más umbría, se notaba la falta de agua. El terreno estaba seco y a penas se oían los pequeños regatos de agua que bajan de la montaña. Se sucedían afloraciones de cuarcita y en las partes altas, de pizarra. Estamos pisando terrenos de unos 600 millones de años, algunos de los más antiguos de la península ibérica (Era Primaria).

IMG_6166

No hemos hablado de la riqueza minera pero minas y ferrerías eran abundantes en la zona aprovechando la madera de los bosques como combustible.

Atravesando la cara sur de la Demanda, nuestro camino zigzagueaba constantemente por lo que a veces miraba al norte y a través de algún valle veíamos al poderoso San Millán o miraba al sur y a nuestra espalda (Jorge la reconoció), la sierra de Neila cerraba todo el largo valle que comienza en el pueblo de Neila y casi termina en el embalse de Urquiza. No era fácil distinguir la Sierra de Neila pues su cara norte es abrupta por la acción de los glaciares cuaternarios mientras que la sur, la que vemos desde Soria, es panzuda y redondeada. De vez en cuando imaginábamos la perezosa ascensión del tren de la Sierra Company, avanzando lentamente por la ladera.

Todas las fotos aquí

IMG_6136

Puerto del Manquillo con Neila cerrando el horizonte

Al llegar a la base del puerto del Manquillo un túnel cerrado nos obliga a salvar una fuerte pendiente para pasar al otro lado, al valle del Arlanzón.

Fuerte desnivel de subida y fuerte también de bajada, tanto que era más seguro bajar agarrándose a las vallas de madera que van jalonando todo el recorrido. Una pena lo de las vallas pues no se han mantenido probablemente desde la puesta en funcionamiento de la vía verde, siendo habitual en todo el recorrido verlas caídas, partidas o podridas. Comentábamos cómo en nuestro país se hacen inversiones de este tipo pero luego ninguna administración se preocupa de su mantenimiento. El mantenimiento aseguraría el buen estado de la vía y sería fuente de riqueza por el empleo que generaría. País.

Con el Arlanzón como compañero de descenso paramos un par de Km. río abajo para hacer una auténtico Déjeuner sur l’herbe. Como agradecieron mis pies el contacto con sus frías aguas. Imposible dejarlos sumergidos 10 segundos sin que el dolor fuese inaguantable por la disminución del calibre de los vasos sanguíneos (vaso-espasmo lo llaman los galenos).

8,5 Km.más abajo, entrábamos en la bonita población de Pineda de la Sierra. Unas cañitas con la silueta del Pico Mencilla, visita a su  preciosa iglesia románica y regreso al Burgo.

Hay que volver aquí en otoño.

Banda sonora de la ruta: Real Estate, Darling (In Mind, marzo 2017 )

La ruta por Isidro 66 https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=10561556

ruta wikiloc cais identica a lo que hicimos

Isidro 66 Wikiloc. Casi idéntica a la que hicimos

NON—————————————————————————————————————
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario