R. 101. Circular por Torreblacos, 15 de dicb. de 2018

alrededores Torreblacos 2

Alrededores de Torreblacos

Para nuestra ruta prenavideña, Javi G. Marina, nos ha preparado una bonita ruta por los alrededores de Torreblacos, donde se hincan sus orígenes familiares. Desde Torreblacos cogeremos el antiguo camino de Cantalucia hasta el despoblado de Cubillos, donde se rodó “El rey de la montaña”. Desde aquí la ruta gira de nuevo hacia Torreblacos pero pasando por la fuente de la Variluenga y el cerro Santo donde visitaremos la ermita de San Miguel.

Y como ya es habitual “en estas entrañables fiestas”, terminaremos la jornada con la cena que inaugura el maratón de cenas, comidas y polvorones que culminará con los Magos inmigrantes allá por el 6 de enero.

Día: sábado 15 de diciembre de 2018

Salida: Estación de Autobuses. 8,30 h.

Equipo: Calzado adecuado para sendas y caminos. Imprescindible: forro polar, guantes, chubasquero, protección para la cabeza, cantimplora o botella de agua, barritas de cereales, o frutos secos.

Comida: Buenos bocadillos o sardinas en el campíbiri

Temperatura/Precipitaciones: A seis días vista, tendremos en torno a los 10º de máxima y 4 de mínima para la zona del Burgo con posibilidades de agua.

Zona: Tierra de Calatañazor

Tipo de ruta: Circular: Torreblacos – Torreblacos

Distancia: 22 Km. aprox.

Dificultad: baja.

Desnivel: 18 m. aprox. 1030, máxima cota; 972, mínima.

Mapa: Topográfico Nacional, 1:50.000 348, San Leonardo

Captura

La ruta diseñada por Javier G Marina. La ruta de la derecha es la que hicimos siguiendo el río Muriel hace justo un año

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

100!!!!

“No somos de esos que solo rodeados de libros, inspirados por libros, llegan a pensar. Estamos acostumbrados a pensar al aire libre, caminando, saltando, subiendo, bailando, de preferencia en montañas solitarias o a la orilla del mar, donde hasta los caminos se ponen pensativos”

Friedrich W. Nietzsche, citado por Frederic Gros en “Andar, una filosofía”. Edt. Taurus

IMG_9075

Piazza principale

Bueno, bueno, bueno…Ahí estábamos los treparriscos celebrando la ruta nº 100!!!!

Debió ser la querencia, pues aunque estábamos convocados en la Plaza Mayor, todos terminamos delante de la Estación de Autobuses, uno de los edificios más feos del Burgo pero nuestro lugar tradicional de quedada. El día salió que ni hecho de encargo para la ocasión: temperatura agradable y ni una gota de agua. Fue un oasis de sol en un mes pantanoso.

Unas fotos para inmortalizar la ocasión y fuimos bajando tranquilamente por la calle Mayor hasta salir a la plaza de la catedral y desde allí coger la senda del río hasta la Güera. El día era otoñal aunque ya con pocos restos de hojas en la copa de los chopos. Después de bordear la finca de D. Severino (la del abuelo) fuimos siguiendo el cauce del río para evitar el archiconocido camino de la Olmeda y disfrutar de la compañía del Ucero. Al lado del río, Nacho nos enseña una trampa para visón americano, una de esas especies invasoras que pueden acabar con parte de la fauna autóctona.

Donde el río gira bruscamente hacia el sur, nuestra difuminada senda se une al camino de la Olmeda. Miramos con envidia a nuestra izquierda, al otro lado de la alambrada, donde la abundancia de cardos corredores susurraban la presencia de setas de cardo. Un poco más adelante, tras pasar el puentecillo sobre el Sequillo, llegábamos a la Olmeda (5,5 Km. aprox.).

IMG_9109

Hacia la Olmeda

Parecía que la nº 100 iba a ser una ruta de perfil monótono y suave pero qué va. Ante nosotros uno de los “picos” del camino. Una cuestecita que se las trajo. En 1,5 Km. de recorrido, salvamos más de 80 m. de desnivel, con porcentajes que llegaron al 14,5%. Jadeos. Por algo le llaman el camino de la Cuesta Pina. El esfuerzo ha merecido la pena; desde este promontorio que en su punto más alto llega  a los 929 m., las vistas sobre el valle del Duero van desde el Cobarrón de Berlanga hasta S Esteban y más allá. Lástima que la bruma cubriese gran parte del valle como consecuencia de la fuerte humedad y el calor del sol, en aumento a medida que avanzaba la mañana. Tonos pardos en el campo que contrastaban con los verdes de las manchas de encinares y sabinares y las distintas tonalidades de azul provocadas por la luz filtrada a través de la niebla. Al fondo la silueta del castillo de Gormaz se difuminaba con los muchos escalones que separan el Duero de los páramos de Brías y de la Sierra Pela. Atravesando el campo arado, diminutos, veloces, dos corzos corren hacia la protección del espeso bosque. Van tan rápidos que Alejandro no acierta a apuntar su cámara en la buena dirección (creo).

El promontorio termina en el antiguo camino de Quintanas que tomamos a nuestra izquierda. Dejamos a nuestra derecha la atalaya del Enebral y es que el tiempo apremia. Es lo que tiene cuando se sale de ruta con una comida de por medio; la cita en el restaurante marcaría bastante el ritmo de la caminata, tanto que a veces parecíamos estar más en una carrera de marcha atlética que en una ruta de senderismo. Demasiadas veces mirando el reloj.

IMG_9120

Atravesando el Enebral

Giro hacia el norte, cruzamos la carretera de Recuerda y hacia la atalaya perdida (9,5 Km. aprox.).

Atravesamos uno de los extremos de la finca del Enebral y nos plantamos delante del segundo pico importante del recorrido. Una pared de un poco más de 1 Km. con un desnivel máximo del 27%! Luego giro a la derecha hasta encontrar la atalaya, perfectamente camuflada entre las altas sabinas que la rodean. Cuesta encontrarla, por eso se la conoce como la atalaya perdida.

Para el almuerzo bajamos un poco desde la atalaya para sentarnos al calor del solillo y disfrutar de las vistas sobre el Duero. Ya teníamos ganas de sentarnos y de hincar el diente (11,8 Km.). Y hubo chocolate y bombones y turrón y… botellas de cava para celebrar el centenario. En las fotos se ve bien el trajín del grupo llenando los vasos y brindando por las metas alcanzadas y las que quedan por alcanzar. Aupa Treparriscos!

IMG_9135

Hi hip hurraaaaaaaay 100!!!!!!!

Hacia Lodares. Nada más bajar del alto de la atalaya, giro brusco hacia la izquierda para enseñar al grupo un bonito sendero que se adentra un Km. en un bosque mixto de sabina, encina y pino. Un ruidoso tractor ara un extenso campo y al airear la tierra sentimos un olor intenso a hongos. Encantador el paseo por este cerrado bosquecillo que si siguiéramos en línea recta nos llevaría casi debajo de las tierras que circundan la atalaya del Lomero.

Suena el móvil. Habíamos perdido a Pedro y Alejandro! En la tierra que se araba, uno se puso a filmar al tractor, el otro se agachó a ver una seta y en cuestión de segundos habíamos desaparecido. Ellos siguieron caminando en linea recta hasta que Pedro se dio cuenta de que en los bancos de tierra de la pista no había ni rastro de pisadas. Media vuelta para reencontrarnos justo donde el camino se desviaba bruscamente para tomar la senda del bosque. Recompuesto el grupo, risotadas mientras nos contaban lo ocurrido. No fue casualidad que desde entonces ni Alejandro ni Pedro abandonasen la cabeza del grupo, jajajajajajaja.

IMG_9165

Postal detallazo que lleva el diseño de nuestra braga conmemorativa

Mirando el dichoso reloj, dejamos la pista que atraviesa el pinar que se encuentra a la espalda de Lodares, para coger un bonito barranco que llega hasta el pueblo. Bordeamos el pueblo en dirección oeste para encontrar el cauce del Sequillo y dirigirnos a Peñas Altas (17,6 Km.). Tate! Nos dice Nacho que el puente del Sequillo se lo llevó una riada hace unos años. Alenjandro y Nacho deciden cruzar el río mientras los demás damos la vuelta bordeando la finca del Macucal. Cuando llegamos a la altura de la majada donde dejamos a los dos nadadores, les encontramos como si nada, secos y repuliditos. Sin pruebas de su hazaña. Ni una sola foto que inmortalizase el vadeo de las procelosas, inquietas y profundas aguas del Sequillo. Risas y más risas.

El “incidente” del Sequillo hizo que desistiéramos de Peñas Altas. Subimos al GR-86, (paralelo en este tramo al Sequillo),  que no hace sino seguir el ramal de la Cañada Real Soriana Occidental que atravesando el Lomero, baja por la falda del castillo para cruzar el Ucero por el puente de Osma. Abandonamos pronto la cañada tras hacer unos exigentes toboganes, para atravesar a nuestra derecha unas tierras de labor y dirigirnos hacia la finca la Divisa, en reconstrucción, casi enfrente de la finca de los Navarros y ya con el puente de la Tejada a nuestra vista.

IMG_9098

A la vera del Ucero

Desde la Tejada, desbandada. No sé si fue el tufillo del asado que nos esperaba pero el grupo de cabeza nos sacó casi 15 minutos a los del furgón de cola. Ya todos juntos en el Mesón Marcelino, nos preparamos con hambre para degustar el menú treparriscos preparado por Juanpa. Allí se nos unieron los que no hicieron la marcha y a comer y a disfrutar de una velada encantadora. Que puedo decir. Solo tengo palabras de agradecimiento para todos y especialmente para Luisa pues no solo se encargó de nuestra braga conmemorativa de las 100 rutas sino que también, a través de un chat de whasap clandestino, puso de acuerdo, buscó y encontró un super Garmin que me regalaron entre todos. Gracias, gracias, gracias.

Me tengo que ir necesariamente a nuestro año fundacional para buscar la banda sonora de la ruta. Fue 2006 un año en el que la era digital se disparaba; todavía comprábamos discos (Jesús lo sigue haciendo) pero tocaban a defunción por los cedes y no digo nada por los casetes. Pues de ese año me quedo con el subidón de Gnarls Barkley – Crazy (Álbum: St. Elsewhere, 2006).

Un abrazo muy fuerte para todos los que disfrutamos con el aire fresco del monte, del viento a veces desapacible y frío de las cumbres o ese viento cargado de olores de los senderos que se internan en los bosques. Y como dijimos en los postres, mucha salud para seguir caminando por esas sendas que tantas alegrías nos han dado (y algún sustillo).

Fotos pinchando aquí

Ruta 100 en wikiloc

nuestra 100 nov 2018

NON————————————————————————————————————————————————————-
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

100! 100! 100! Sábado 17 de noviembre. Caminando por los alrededores del Burgo.

Birthday candles number one hundred isolated on white background

Como lo oís! Los Treparriscos de Santa Catalina haremos el próximo sábado 17 de noviembre, la ruta número 100. Desde la primera ruta allá por noviembre de 2006, recorriendo el precioso valle del río Lillas y Tejera Negra, hasta la última por la meseta de Carazo, hemos recorrido sendas y caminos sorianos pero también burgaleses, riojanos, guadalajareños, segovianos, madrileños, abulenses, navarros y oscenses.

Imposible resumir aquí las mil y una aventuras pasadas. Nos hemos perdido en la niebla del pico S. Lorenzo; hemos sufrido recorriendo la interminable Sierra de Cabrejas; nos atascamos en el canchal que bordea la meseta de Cebollera; nos hundimos hasta la cintura en la nieve de los Hoyos de Iregua; hemos subido a las cimas que rodean el alto Duero, desde Urbión hasta el Moncayo, desde el San Millán hasta el Muñalaba, desde el Ocejón hasta la Buitrera; nos calamos hasta los huesos subiendo a Somosierra; disfrutamos como enanos de los recovecos de las Calderas de Neila; hemos visto nacer a grandes y pequeños ríos; buscamos las fuentes del río Pedro como si de descendientes de Cabeza de Vaca se tratase; hemos recorrido las preciosas sierras y valles de las tierras altas sorianas; hemos descubierto los Pirineos con nuestros amigos de Laredo; hemos visitado todas las atalayas de nuestro entorno; nos hemos quedado embobados dejándo que la vista se perdiese en cien altozanos; supimos de la dureza de la Cuerda Larga; hemos charlado, discutido y comido con ganas muchas sardinas; pasamos sed en el corazón de las Viniegras; nos han rescatado en helicóptero en Urbión; entendimos a Machado sentados en lo alto de la sierra de Santa Ana; nos hemos sentido en territorio alpino subiendo por el valle del río Urbión; hemos visto ponerse el sol desde el Zurraquín; hemos hecho completa la cuerda que comienza en Piqueras y termina en el puerto del Collado; hemos conocido parte de los Pirineos con los cajigas; acompañamos al padre Duero en muchos tramos desde su nacimiento hasta Aranda; hemos pasado por muchos pueblos fantasmas y también nos hemos reído muchísimo… Seguro que en la ruta del sábado alguien recordará otros momentos y otras historias. Y la tralla que nos queda¡

Los que alguna vez formaron parte de los Treparriscos y los que hoy están hoy, estamos unidos por la montaña, los senderos y los chutes de endorfinas que nos proporcionan las largas caminatas. Que tengamos mucha salud para seguir cumpliendo rutas y volvernos a juntar cada tercer sábado de mes para descubrir nuevos rincones y nuevos paisajes por esas tierras que no saben ni de fronteras ni de otras chorradas.

Salud!

4 portada treparriscos-tile

Casi se me olvida con tanta emoción.

Ruta nº 100

Por los alrededores del Burgo, 17 de noviembre de 2018

Día: sábado 17 de noviembre de 2018

Salida: Estación de Autobuses. 8,30 h.

Equipo: Calzado adecuado para sendas y caminos. Nunca nos faltará en la mochila: forro polar, guantes, chubasquero, protección para la cabeza, cantimplora o botella de agua, barritas de cereales, o frutos secos.

Comida: Mesón asador Marcelino

Temperatura/Precipitaciones: A siete días vista, tendremos en torno a los 16º de máxima y 6 de mínima para la zona del Burgo. A ver si da una tregua el agua.

Zona: Comarca del Burgo

Tipo de ruta: Circular: El Burgo- El Burgo

Distancia: 25 Km. aprox.

Dificultad: media.

Desnivel: 20 m. aprox

Mapa: Topográfico Nacional, 1:50.000 377 (21-15), El Burgo de Osma

Ruta en Wikiloc

NON————————————————————————————————————————————————————-

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Una meseta mágica y un lapiaz molesto. Recorriendo la Peña de Villanueva o Carazo.

Pero que ganas de subir a esta meseta! Años viendo su silueta desde 60 Km. a la redonda. Un perfil inconfundible desde los altos del Burgo, entre la sierra de las Mamblas y la sierra de Costalago.

Qué fuerza tiene esta meseta! Es de esos paisajes que te encandilan tanto mirándolo en la distancia como pateándolo de arriba abajo o mejor dicho, de oeste a este.

IMG_8112

San Carlos desde Soncarazo

Día magnífico. Apurando la prolongación del veroño, envueltos en una luz muy tamizada por la humedad traída por la lluvia de los últimos días. Amarillos y ocres en nogales, chopos y algún arce campestre ( Nacho dixit).

Hemos seguido la ruta perfectamente descrita en el blog de http://sendasdeburgos.blogspot.com, si bien es verdad que en un día claro, la orientación es muy sencilla. Iniciamos el recorrido subiendo plácidamente por el sendero que sale detrás de la iglesia de Ahedo. El pueblo, aunque situado en la cara norte de la Peña, tiene un microclima especial como pudimos comprobar y degustar: nueces, uvas, ciruelas, moras… Ahedo es muy cuco y recogido pero más bonito a vista de pájaro que callejeando.

Subimos con los farallones de Soncarazo a nuestra izquierda y el valle del Arlanza a nuestra derecha con la Sierra del Gayubar en primer plano y al fondo la Demanda y Urbión con una bardera que nos impedía distinguir bien la línea de cumbre.

La ruta en Wikiloc

Meseta de Carazo eatrh 20-10-18

Nuestra ruta

Tras un fuerte repechón, llegamos al Collado de la Rasa, 2,6 Km., que como su nombre indica es un collado llanito entre las dos tablas en las que se divide la meseta. Mirando al sur, descubrimos un paisaje reconocible gracias a la ruta que hicimos en febrero por los alrededores de Silos. A nuestros pies el cementerio de Sad Hill que visto desde aquí ni está en una colina, ni parece muy triste. Caprichos de Sergio Leone. Pero cómo carajos elegiría este rincón perdido para rodar la peli? Quién le hablaría de este valle entre Carazo y Contreras? Por encima del valle, Nacho apunta a la hendidura de la Sierra de Cervera, donde se adivinaba el profundo desfiladero de la Yecla.

A penas anduvimos 1 Km. y alcanzábamos el extremo de la punta de S. Carlos. Mientras almorzábamos nos quedamos admirados de los restos de las fortificaciones que algún día hubo aquí. Muchos muros eran de sillería y se conserva muy bien unos de los torreones de vigilancia. Mirando por encima  en la web, resulta difícil encontrar información seria sobre la historia de la ocupación de esta peña   pero seguro que la habrá.

Se recorre muy cómodamente esta pequeña planicie. Con apenas 200 m. de ancho, uno se puede asomar a un lado y otro de los cortados sin esfuerzo.

IMG_8019

Soncarazo desde S. Carlos

De nuevo en el collado de la Rasa, enfilamos la planicie más robusta y extensa: Soncarazo, 6,91 Km. recorridos. El ascenso se hace a través de una senda estrecha abierta entre las paredes calizas en la base de su extremo occidental. Desde que comenzamos a recorrer la meseta, supimos que no iba a ser muy agradable. Casi todo el terreno es un inmenso lapiaz donde la caliza se clava en la bota como el filo de un cuchillo. El camino es incómodo y a veces profundas líneas de fractura nos obligan a alejarnos del borde para sortearlas y volver de nuevo a a los cortados del sur por los que caminamos. En algunos puntos el desnivel entre el valle y donde estamos, llega  a los 400 m. Algunos osados y osadas, se hacen fotos muy cerca del precipicio. En la cima de Soncarazo, 1.458 m., nos encontramos un curioso avión-buzón del Club Mirandés de Montaña. Aunque sea un topicazo, desde aquí la meseta de San Carlos parece la proa del barco por el que vamos caminando.

El camino se interrumpe porque la meseta termina en un gran socavón donde nace el río Mataviejas. Es un barranco inmenso, en forma de abanico que divide la meseta en dos partes con el pueblo de Carazo abajo, a nuestra derecha.

IMG_8102

El barranco que corta Soncarazo y donde nace el Mataviejas

Hay que dirigirse a la izquierda y atravesar un tupido bosque de encina hasta asomarnos al lado norte, donde los cantiles están atestados de buitres; 9 Km. recorridos en este punto. Desde aquí caminamos ahora siguiendo la pared norte. No hay caminos ni senderos. Si tienes suerte puedes seguir alguna pequeña senda abierta por las ovejas que sortea las grietas del lapiaz. Se acaba el bosque y qué placer! El puñetero lapiaz se esconde, cubierto por un mullidito suelo. Poco después habíamos  llegado al final de la meseta.

Comiendo al abrigo del viento, se adivinaban al este el Pico S Cristobal (S Leonardo) y el Pico Navas (Hontoria del Pinar). Y comiendo fue como, a propuesta de Pedro V, decidimos celebrar la ruta nº 100 de los Treparriscos haciendo ruta y comida por los alrededores del Burgo para así facilitar que nos juntemos el mayor número de andarines que en alguna u otra ocasión han compartido caminos.

Antes de retomar el camino de vuelta nos acercamos hasta el borde del profundo barranco donde nace el Mataviejas. Vimos la ermita de la Virgen del Sol, con dudas de si sería o no pues no seguía los patrones de una ermita clásica: ni cruz, ni ábside, ni porche ni nada. Pero sí Marisa, era la ermita

Todas las fotos aquí

RSZO9682

Paredes de vértigo

Recorridos los 4 Km. que separan las puntas este y oeste de Soncarazo, estábamos de nuevo bajando por la senda que arranca desde la Rasa y baja plácidamente a Ahedo, con la excepción del repechón de la mañana que ahora se había convertido en un empinado tobogán que recordaba a nuestras rodillas que llevábamos andando ya cerca de 7 horas. Y ya en el pueblo, no sin antes ir picoteando uvas y nueces, cogimos los coches y nos dirigimos hasta La Revilla dónde tomamos unas cañitas antes de que cada mochuelo retornase a su olivo.

Banda sonora de la ruta. Para un sitio hipnótico, una canción también hipnótica para oírla allí con los cascos y dejar que la vista vague.  Clocks , Coldplay (A Rush of Blood to the Head. 2002)

IMG_8090

A por la 100!!!!!!!!!

NON———————————————————————————————————————————————————
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

R. 99.Recorriendo la Peña de Carazo, 20 de octubre de 2018

Meseta de Carazo 1

La mesa desde los alrededores del Burgo

El próximo sábado iniciamos la decimotercera temporada de los Treparriscos de Santa Catalina, recorriendo en toda su extensión la Peña de Villanueva o de Carazo, una mesa o tabla calcárea que forma parte de las elevaciones que rodean la Sierra de la Demanda. La ascensión la emprenderemos por su cara norte desde el pueblo de Ahedo de la Sierra para, una vez arriba, recorrerla de oeste a este y terminar de nuevo en Ahedo.

Día: sábado 20 de octubre de 2018

Salida: Estación de Autobuses. 8,30 h.

Equipo: Calzado adecuado para senderos de montaña. Nunca nos faltará en la mochila: forro polar, guantes, chubasquero, protección para la cabeza, cantimplora o botella de agua, barritas de cereales, frutos secos… y hermosos bocadillos porque la comida la haremos en el campo

Temperatura/Precipitaciones: A siete días vista, tendremos en torno a los 17º de máxima y 6 de mínima para la zona de Santo Domingo de Silos. Vamos a ver cómo evoluciona, pero hay posibilidades de que caiga alguna gota.

Zona: Comarca de la Demanda (Burgos)

Localización: Desde El Burgo nos dirigimos por la SO-920 hasta San Leonardo, 34 Km; desde San Leonardo por la N-234,  hasta Salas de los Infantes, 34,4 Km.  y desde Salas a Ahedo por  la BU-V- 82,09, 9 Km.

Tipo de ruta: Circular: Haedo de la Sierra – Peña Carazo – Haedo de la Sierra

Distancia: 19 Km. aprox.

Dificultad: media.

Desnivel: 442 m.

Mapa: Topográfico Nacional, 1:50.000. 0315, Huerta de Rey

Nuestra ruta siguiendo a:

http://sendasdeburgos.blogspot.com/2014/07/pena-carazo-desde-ahedo-de-la-sierra.html

Meseta de Carazo plano 2

Plano IGN

NON—————————————————————————————————————————————————-

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Tres rutas veraniegas: la laguna de Cebollera, la subida al pico Muñalba y la ascensión al Almanzor.

Una laguna con ambiente casi invernal

Empezamos agosto con la subida a la laguna de Cebollera. Repetimos la ruta de febrero de 2017 pero sin salir de Sotillo del Rincón para así evitarnos la larga pista de zahorra que arranca a la salida del pueblo. Tomando esa pista, dejamos el coche unos Km. más arriba, al lado de una majada y todavía podríamos haber subido un poco más, pues la pista permite el paso de vehículos unos Km. más.

IMG_6373

Paseo agradable, familiar (nunca mejor dicho). En febrero de 2017, no pudimos ver la laguna por la nieve y la niebla, ahora sí. Preciosa y amplia con unos tonos azules que contrastaban con el verde y gris de las paredes que ascendían hasta la sierra de Cebollera. Y fue llegar allí y hacer un frío de narices. La sierra tenía bardera, esas nubes pegadas a las cumbres que nos hablan de un viento frío del norte. Nos abrigamos con todo lo que llevábamos y en las fotos se puede ver la cara de frío de algunos. Comimos y de vuelta a casa. Una preciosa laguna, salvaje y solitaria que no tiene nada que envidiar a su prima la Negra.

Fotos de Julián y mías, pinchando aquí.

Banda sonora de la ruta: Steven Wilson – The Same Asylum As Before (To the bone 2017)

Una cumbre entre tormentas y dos lagunas secas

El 22 de agosto, pasadas las fiestas y todavía con medio pueblo resacoso, nos lanzamos a la Sierra de Urbión ascendiendo desde el pueblecito de Neila, en la provincia de Burgos. La primera sorpresa agradable es el sendero de las Nilsas, siguiendo el arroyo Arbejales. A pesar de haber sido un agosto seco, avanzas por un pasillo verde, donde corría el agua entre hayas de un porte magnífico.

IMG_6713

Una vez terminado el sendero de las Nilsas, salvamos un desnivel tremendo hasta llegar a la laguna Oruga y desde allí ascender hasta la Peña Triguera. De nuevo nos encontrábamos donde en septiembre de 2016, la niebla no nos dejó ver nada. Ahora, a pesar de las tormentas que nos rodeaban por ambos lados de la línea de cumbre, las vistas alcanzaban a ver todo el cordal hasta Urbión y las cumbres y valles de la Sierra de la Demanda. Por cierto que le echamos el ojo al pico Cabeza Herrera, 2.002 m, así que más pronto que tarde volveremos por ahí.

Con lluvia y granizo en el Muñalba, Pedro V nos enseñó como resguardarnos acurrucándonos en un pino joven. La bajada desde aquí hasta la laguna Muñalba se las trajo. Bajamos de los 2073 a los 1890 de la laguna sin sendero claro y ayudándonos de los bastones. Solo las boñigas de vaca nos indicaban que ibamos por buen camino; si las vacas bajan por aquí no andaremos desencaminados. Ya en la laguna, disfrutamos de un grupo de caballos y descendimos cómodamente el Río Frío hasta el aparcamiento donde habíamos dejado el coche.

Fotos pinchando aquí

Banda sonora de la ruta: Hurray For The Riff Raff – Living In The City – (The navigator, 2017)

Almanzor, el gigante de Gredos

La última y la más dura ascensión del verano; de hecho sin Nacho a mi lado, nada más ver la Portilla del Crampón, me doy la vuelta. Jornada intensa, dura, estresante, con momentos de pánico pero con la sensación de haber pateado por uno de los rincones más bonitos de España. Creo que volví enganchado para siempre de esas cumbres. Es la grandeza de Gredos.

CWEU9999

Casi 12 horas desde que aparcamos en la Plataforma hasta que coronamos el Almanzor y volvimos a la Plataforma. Desde el mirador de los Barreones, alucinante el circo y la laguna a la luz de la mañana, todavía entre las sombras de las cumbres. Nacho, pacientemente , me va detallando cada uno de los picos, cada una de las gargantas, con sus preciosos nombres. Hay mil historias en cada rincón de este parque natural que el conoce como la palma de su mano. Se me agolpan los nombres que todavía no identificó pero que al final de la jornada, ya sabré situar: Portilla Bermeja, los Hermanitos., Portilla de los Machos, Cuchillar de las Navajas, la Galana…

Lo duró empieza cuando dejas la Hoya Antón y el camino desaparece por completo. Entras en un maremagnum de rocas donde lo primero que haces es guardar los palos. La subida es exigente, pero también tiene la recompensa de ir acercándote a las paredes del circo y de empezar a estar por encima del Morezón o de los Hermanitos. La laguna se va haciendo cada vez más pequeña.

Cuando la cosa se pone cruda y hay que emplearse con pies y manos, es cuando afrontas la Portilla del Crampón. Desde aquí ya todo son trepadas. Si miras abajo, sudores fríos y si miras hacia arriba, Dios qué desnivel!. Debe de ser en torno a 1 Km. pero muy duro. Casi pienso que debe de ser más fácil hacerlo con nieve.

Finalmente nos asomamos por la portilla a 2.540 m de altitud. Las vistas dan vértigo con las tolkinianas Canales Obscuras debajo y al fondo, muy, muy abajo, 400 m., Candeleda y La Vera. El viento es más frío. Mis piernas empiezan a agarrotarse al igual que mi cabeza. Solo Nacho termina por convencerme de que se puede subir a la cumbre. Un poco de descanso por favor! Hemos salvado casi 800 metros de desnivel en unos 3 kilómetros.

Queda por echarse a la espalda el tramo más técnico. Mi moral ya bastante resquebrajada, termina por hundirse, más aún si cabe, cuando veo a un grupo equipado con cuerdas para hacer la ascensión. Hay que avanzar en vertical. Sigo las indicaciones de Nacho y accedo al penúltimo balcón a unos metros del vértice geodésico. Ostras! nos hemos dejado la bandera de Soria Ya en la mochila. Nacho baja a por ella.  De nuevo arriba, hay que girar en unas rocas y te asomas a la vertiente sur. El embalse de Rosarito parece una charquita. A mi lado un padre y su hijo de 15 años están como si nada, esperando tranquilamente a su minuto de gloria en la cumbre. Yo me paro. Tembleque. No sigo. Saco la foto a Nacho y solo pienso en bajar zumbando. Hubiese necesitado unos minutos de relax para disfrutar de la cumbre. Nacho ve lo que ocurre e iniciamos el descenso de nuevo por la Portilla del Crampón aunque el había previsto bajar bordeando el Cuchillar de Ballesteros. Para mi mejor bajar por un terreno que ya conocía.

Fue empezar a bajar y todo volvió a la normalidad. A pesar de ir de espaldas usando pies y manos, me voy relajando cada metro que bajamos. Pronto estamos de nuevo en el cruce con la Portilla Bermeja y lo que era miedo se transforma en euforia. Ya abajo buena comida al lado de la laguna y regreso a casa.

La jornada la terminamos cenando de maravilla con unos buenos amigos de Nacho en el restaurante de su cuñada que está en su sitio precioso, el Pozo de las Paredes en Navacepeda de Tormes. Unas copitas en Navarredonda y a la camita. Tanto con los ojos abiertos como con los ojos cerrados, solo veía las Canales Obscuras.

Todas las fotos de Nacho y mias, pinchando aquí

Banda sonora de la ruta, Born to be wild, Steppenwolf (Steppenwolf, 1969 ), un clásico para una ascensión mítica.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Pirineos oscenses, Cajiga-Treparriscos. 16 y 17 de junio de 2018

R. nº 97. Refugio de Lizara – Canfranc

Una subida de órdago, los Lecherines y unos valles de ensueño.

IMG_5030

Plano de Lizara. Empezamos

Qué gustazo ver en el encabezado de las hojas de ruta que nos ha preparado Chuchi, aquello de “Clubes Cajiga y Treparriscos”. Eso quiere decir que ha llegado Junio, que vamos a reencontrarnos con los amigos del norte y a patear por Pirineos.

La abundancia de nieve nos impidió realizar la ruta prevista sobre la Canal Roya por lo que el Comandante decidió que haríamos un tramo de la senda transpirenaica, GR-11, entre el Refugio de Lizara y Canfranc. Recorreremos la falda de la cara sur de la Sierra de Aisa, entre los valles de Aragües y Aisa.

De entrada dos cosas que he aprendido al iniciar esta ruta. La primera es que hay que preparar cualquier salida por Pirineos al menos un par de semanas antes para no sufrir excesivamente en las rampas de esta cordillera. La segunda (parece mentira después de tantas rutas de montaña) me la enseñó Nacho cuando la primera bajada empezaba a hacer mella en los dedos gordos de mis pies: es fundamental asegurar bien las botas a la altura del empeine si no quieres perder una o dos uñas después de la travesía.

Y dicho esto, comienza una ruta por las montañas más impresionantes de España, con el permiso de la caldera del Teide y la de Taburiente. Ya la subidita con el bus por la carretera que sigue el río Osia hasta el refugio de Lizara, se las trae. Menos mal que solo nos topamos con un coche en todo el trayecto que precisamente tuvo que dar marcha atrás hasta encontrar un pequeño hueco por el que pudimos pasar los dos vehículos. Creo que deberían establecer algún tipo de control cada vez que un autobús inicie la subida o la bajada por el valle, pero cómo!

IMG_5055

Subiendo al collado del Bozo

Salimos cómodamente desde el llano de Lizara, después de asistir al ritual que siguen los Cajigas con el cambio de las zapatillas por las botas, nada más bajar del bus. A nuestra izquierda una preciosa cascada salva el último tramo de un barranco a los pies de la sierra, en lo que parece ser el inicio del cauce del Río Osia. Comienza la ascensión y las conversaciones empiezan a dejarse para otro rato. Al poco de iniciar la subida al collado del Bozo, Ana y Luisa se sienten mal no sabemos si por el esfuerzo en esta primera ascensión, por el calor o porque algo de la cena del día anterior les hubiese sentado mal. Con buen criterio deciden dar marcha atrás para volver al refugio y desde allí, regresar a Jaca. Era lo más sensato teniendo en cuenta que nos quedaban muchos Kms. por delante sin ningún acceso fácil. Nacho, como buen agente forestal, nos enseña los primeros rebecos que veríamos en el camino.

Pasamos al lado de los primeros neveros y nos llama mucho la atención lo verde que está todo y la abundancia de agua en cualquier torrentera por pequeña que fuese. En el recuerdo la ausencia de agua en la ruta del año pasado entre la piedra de S. Martín  y el pico Anie.

Un poco más de 2 Km. de subida y habíamos llegado al collado del Bozo. Retomamos fuerzas  casi a 2000 m. A nuestra derecha la vista se pierde en el valle de Aragües, con el refugio de Lizara, chiquitito, chiquitito. A nuestra izquierda, se abre el precioso valle de Aisa, cuya cabecera recorreremos completamente de oeste a este. Al fondo, imponentes, y sin saber que nos encontraríamos casi a sus pies, una doble pirámide magnífica que se antoja casi inaccesible desde aquí: los picos de la Punta de la Magdalena, 2.271 m., y el pico de la Magdalena, 2.283 m.

IMG_5072

Hacia el valle de Aisa

Comienza la bajada hacia el valle. Las piernas se resiente y mis dedos también. Son apenas 1.000 m. de bajada pero con desniveles superiores al 20%. El suelo no permite distracciones pero de vez en cuando hay que parar y alegrase la vista con semejante paisaje. Lo agreste del entorno te recuerda constantemente que estás en alta montaña y aunque ahora parezca tan amigable puede volverse terrible en cuanto cambie el viento o se eche la niebla.

Caminamos cómodamente atravesando lo que debió ser el ibón de Izagra, ahora colmatado de materiales, para acercarnos hasta el dolmen de Izagra. Está tan deteriorado por el tiempo que alguno dijo que difícilmente hubiésemos sabido lo que era de no ser por el cartelón que señala su posición y da cumplida información sobre su origen y posible significado. Avanzamos unos 2,5 Km. sorteando la cabecera de los barrancos de Ygüer y Estarrón. Precisamente al doblar el  crespón que separa ambos barrancos paramos para disfrutar de la imponente presencia allá arriba del pico Riguelo y los Mallos del Lecherín, para mí una de las imágenes de la ruta.Y se acabó la fiesta. Estamos debajo de aquella pirámide que veíamos en el Collado del Bozo. Casi a la altura del refugio de Rigüelo comienza una dura, dura ascensión. 1,5 Kms zigzagueantes, donde el grupo se estira y cada uno mantiene como puede su ritmo de subida. Esto no parece un grupo de senderistas sino una línea de presos o galeotes que caminan hacia un futuro incierto. Unos metros más abajo Chuchi sufre, Iñaki sufre. Marisa y Alejandra buscan cualquier excusa para sentarse un ratito. No habla casi nadie. A mí que me den subidas, sufro más bajando. Al único que le quedan ganas de dar brincos y acercarse a ver alguna surgencia es a Nacho y sus flamantes sportivas. La caras son más que nunca el espejo del alma.

COXK1285

Allí están los rebecos (fotón de Fuencisla)

Llegamos por fin al collado de la Magdalena o del Torbillón a 2.035 m. Ya hay ganas de comer pero decidimos seguir un poco la pista que sale a nuestra izquierda, ladera abajo, hasta el refugio militar Joaquín López Huici (teniente de Falange Española y de las Jons,  pg. 9 del documento del M. de Defensa). Pisamos un nevero blandito; nada que ver con los peligrosos neveros de la cara norte del Anie.

Sentados en la cara sur del refugio, descansamos y repusimos fuerzas. Recupero la cobertura y leo que Ana y Luisa han llegado a Jaca y se encuentran bien. A nuestros pies  el inicio del Barranco del Campón, a la espalda, los mallos de los Lecherines, a nuestra derecha los  Magdalenas y a nuestra izquierda, se entrevén las heridas que dejan sobre la línea de montaña, los remontes de la estación de Canfranc. Más allá, al otro lado del valle del rio Aragón, me deja tocado la cima del pico Collarada, 2.883 m., sin duda uno de esos picos que te llaman, que te piden a gritos subir algún día. No será nada fácil pero visto desde aquí, enamora.

Comenzamos el laaaaaargo descenso, siempre con el Collarada como vigía (menos mal que Nacho me recomendó sujetar bien el empeine de la bota). Más de 9,5 Km. de bajada hasta Canfranc. Lo mejor de la bajada empezó hacia el Km. 11,9 cuando nos adentramos en un espeso bosque de pino silvestre con algunos ejemplares muy notables. La senda entre pinos, va paralela al Arroyo Campón hasta su desembocadura en el Arroyo Aguaré o Añaza. Atravesar un arroyo para unos puede ser cuestión de dar unos saltitos y para otros atravesar las procelosas aguas del mar de los Sargazos. Todo un acontecimiento cada vez que Fuencisla atravesaba uno de los regatos que salpicaban el camino.

IZQE8202

Siempre camaradas

La senda atraviesa más tarde la preciosa majada de Gabardito (siempre enfrente la cada vez más imponente mole del Collarada) y termina siguiendo el Barranco de los Arones hasta salir a las afueras de Canfranc. A medida que vamos bajando, a través de los claros del bosque, vemos Canfranc y su línea de ferrocarril.

En el pueblo las cañitas de rigor en un curioso bar donde la chica que lo llevaba tardó en servir al grupo la friolera de unos 20 m. En la plaza, una bandera con la franja morada, alegra el espíritu cansado.

Luego, misterio insoldable, con un bajón de tres pares de narices, no bajó el autobús a buscarnos si no que subimos nosotros hasta la gasolinera donde se encontraba, siguiendo un tramo de carretera que se me hizo eterno. Ya sentía los primeros escalofríos que no me desaparecerían hasta después de la ducha y una horita tapadito en la cama. Según Nacho fue “mal de altura”. Luego, mientras cenábamos y nos tomábamos una copita en Jaca, supe que hubo más casos en el grupo con síntomas parecidos.

R. nº 98. Ibón de Estanés desde Sansanet

El ibón, las 200 con cava y una jota a pleno pulmón.

IMG_5261

Ibón de Estanés

No pensaba yo dar número a la ruta del domingo 17, ya que nosotros incluíamos las dos rutas con el apelativo de “paseo por los Pirineos oscenses”, pero si los Cajiga la consideraban la número 200! Cómo no íbamos nosotros a darle número!

No me quiero enrollar mucho más, describiendo esta ruta para no aburrir pero de verdad que fue una gozada de paseo después del esfuerzo de la jornada del sábado.

La ruta sale del aparcamiento de Sansanet, casi nada más bajar del Puerto de Somport, ya en zona francesa, para subir cómodamente hasta la ladera que esconde el ibón de Estanés. Desde el parquin hasta la orilla del ibón recorrimos aproximadamente 4,5 Km. Es un recorrido que va casi paralelo a la senda transpirenaica del refugio de Lizara. Ahora veíamos la otra cara de la Sierra de Bernera y destacando sobre las líneas de cumbre, el pico de la Zapatilla con sus 2.252 m. Era como su nombre indica la huella de una zapatilla gigante;  vamos, como si M. Jordan hubiese dado el salto desde aquí para coger la luna.

IMG_5204

La imagen lo dice todo

Qué agradable la vista sobre el ibón y la preciosa cascada en su lado oeste! Fotos y más fotos. Momentos para el recuerdo, como cuando Conchi y Chuchi sacaron las botellas de cava para celebrar las 200 rutas de los cajigas o como cuando Roberto se arrancó con una jota cuando ya iniciábamos el regreso.

Bueno, si todo va bien los dos clubs de senderismo volverán a caminar juntos, esta vez para celebrar las 100 rutas de los Treparriscos de Santa Catalina. Ah! y yo no vi ninguna marmota.

IMG_0433

No éramos 300 pero celebrábamos la 200

Rutas subidas por Emilio Macaya

R 97 https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/lizara-canfranc-25819139

R 98 https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/parking-de-sansanet-ibon-de-estanes-ida-y-vuelta-25848179

Fotos

Fotos pinchando aquí

Banda sonora de la ruta: “Nebulosa Jade”, tema perteneciente al cuarto LP de Rufus T. Firefly “Magnolia”.

https://www.youtube.com/watch?v=z-xZyOpoNmU

ruta

NON—————————————————————————————————————————————————–
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario