La colonización, el vado del conde y el Lagar de Isilla, 20-01-18

Banda sonora de la ruta: Lori Meyers – Todo lo que dicen de ti. (En la espiral, 2017)

Por desgracia de este tramo del GR-14, Senda del Duero, entre La Vid y Aranda, se puede prescindir. No es que no tenga partes con encanto pero en general se trata de un paisaje muy humanizado, cuando no directamente afeado por la actividad humana. Una pena porque caminar al lado del Duero debería ser siempre un placer.

IMG_2061

Acercándonos a Guma

Salimos de la Vid, siempre por la margen izquierda, con una espesa niebla que no nos abandonaría hasta llegar a Vadocondes. El primer tramo de 4 Km. se hace pegado al río hasta llegar a la localidad de Guma. Conchi nos alarga los dientes entusiasmada con su reciente jubilación. Muchos proyectos a la vista, siempre con su querida Berlanga presente.

Cuando llegamos encontramos un pueblo fantasma. La niebla, el silencio y también su triste historia, nos recordaba que entrábamos en un pueblo sin alma creado por el Instituto Nacional de Colonización franquista. La política hidráulica de los años 50 obligó a muchas familias a abandonar por la fuerza sus lugares de nacimiento para ocupar tierras y casas en las que debieron sentirse siempre extraños. Los colonos forzosos procedían de Cuenca, Guadalajara o Segovia y en cuanto pudieron escaparon a buscar fortuna a Madrid o Barcelona. La planificación del pueblo recuerda un poco a los cortijos andaluces; el modelo de casa se repite continuamente y uno se pregunta quién pudo diseñar algo tan feo y tan alejado de la arquitectura tradicional castellana. El anagrama del INC puede verse en las fachadas como si de una marca de identificar al ganado se tratase. Un testimonio de lo dura que fue la vida para estas gentes en un época en la que nadie podía alzar su voz, lo podéis encontrar en el testimonio de Concepción Sáez Domínguez. Adios Guma.

IMG_2085

Cerca de Vadocondes

Bajo el pueblo,  casi donde el Duero inicia un gran meandro, se ha levantado una presa donde nacen dos canales de riego, el Canal de Aranda y el Canal de Guma. Es este último el que vamos a seguir, ahora sin agua, cruzando las tierras de labor que se encuentran entre el Duero y la N-122. Es cierto que estos tramos son un pelín tediosos pero son ideales para ponerse uno al día de cómo va Cataluña, qué le ha pasado al fulano o quién se ha quedado con el asador de la Calle Mayor. Por no hablar del debate académico entre Pepe S. y Pedro V. sobre cómo conseguir el torreznillo perfecto.

4 Km. y de nuevo en el Duero. Qué alegría encontrarnos con este pequeño soto que nos hace reencontrarnos con el río tal como nos gustaría recorrerlo y reconocerlo siempre. El cauce no es muy ancho pero baja agua y con ganas  a pesar de la sequía. La nevada de Reyes ha sido una bendición. Altos chopos y abundante vegetación de ribera nos llevan sin darnos cuenta hasta las afueras de Vadocondes, 3 km.  La senda termina en un pequeño merendero al lado de un bonito puente medieval que llaman el Puente Seco pues el arroyo que salva, la Rebolleda, debe llevar agua solo los años muy, muy lluviosos. Un sitio perfecto para almorzar con los primeros rayos de sol calentándonos el cuerpo.

Entramos en Vadocondes pegados al Duero sobre lo que queda de la magnífica salvaguarda que construyeron en el siglo de las Luces para evitar los desastres de las crecidas. Preciosa la imagen de entrada al pueblo con el Duero, la ermita del Humilladero, las Escuelas Nacionales y la Puerta Nueva, puerta de acceso que es uno de los últimos vestigios en pie de la antigua muralla. Una vez dentro del casco histórico, la imponente torre de Nuestra Señora de la Asunción, erigida a finales del XVI, nos atrae como a algunos del grupo el cordero asado. Avanzamos por la calle Real mientras volvemos a ver de nuevo qué fácil es destrozar lo único para levantar lo de siempre: casas sin gusto alguno donde cada uno construye como le da la gana. Otro paraíso “Leroy Mierdín”. De haberse cuidado, Vadocondes sería unos de los pueblos más singulares de la ribera del Duero. En fin; ya en la plaza impacta el magnífico rollo jurisdiccional. Foto de grupo.

IMG_2105

Entrando en Vadocondes

Salimos del casco histórico por la otra puerta de la muralla que permanece en pie: la Puerta de Burgos. Giramos a nuestra derecha para seguir unos 500 m. la BU-930. Cruzamos el Duero por un puente soberbio que se levanta, también del XVIII (buen siglo este para el pueblo), sobre el original vado que da nombre a la localidad. Nada más cruzar el puente giramos a la izquierda para seguir ya hasta Aranda por la margen derecha del río. Pero vaya sorpresa a los pocos metros. Otro espléndido puente levantado para salvar el río de la desaparecida linea del ferrocarril Valladolid-Ariza. Leo que fue diseñado por el ingeniero Theóphile Seyrig (socio de Gustave Eiffel) que ganó el concurso para ejecutar todos los puentes metálicos que cruzan el Duero en esta antigua línea; unos puentes (cuya característica común son las vigas de estructura “Pratt”) muy familiares para nosotros por haber varios en el tramo soriano, como el  de la estación de Berlanga.

Una larga pista, 3 Km., nos deja a la vera del Monte de la Calabaza, un encinar frondoso de casi 10 Km. de largo por 4 Km. de ancho. Bordeamos el monte durante 3 Km. hasta llegar a la vega de Aranda de Duero. En frente de nosotros, al otro lado del río, Fresnillo de las Dueñas.

Desde el inicio de la vega, ya no hay mucho que contar. Nos equivocamos al seguir rectos y no habernos dirigido a buscar el río. Los merenderos, a cual más feo, van salpicando el camino hasta aperecer las primeras naves. Cruzamos el Río Arandilla, a la altura del parque de Santa Catalina y directos al Lagar de Isilla donde improvisamos sobre una de las cubas de la calle, nuestro particular tenderete para comer. Antes de volver al Burgo todavía tuvimos tiempo de un cafecito en el Café Central decorado con guitarras de bandas muy conocidas, tanto españolas como foráneas: Travis, Lori Meyers, Los Planetas o Mark Knopfler.

And that’s all folks!

Todas las fotos de la ruta

Banda sonora de la ruta: Lori Meyers – Todo lo que dicen de ti. (En la espiral, 2017)

muestra ruta Aranda la Vid

NON————————————————————————————————————————————————————-
Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Ruta nº 95. La Yecla desde Santo Domingo de Silos. 17 de febrero de 2018

El próximo sábado patearemos por los alrededores de Santo Domingo de Silos. Visitaremos  el famoso paraje de La Yecla y su profunda y estrecha garganta excavada en los bancos de caliza, pero también la preciosa ermita de Santa Cecilia y los pueblos de Hinojar de Cervera y Barriosuso. Si nos diese tiempo, además de pasear por Silos, podríamos acercarnos al cementerio de Sad Hill. Que por qué un nombre en inglés en el corazón de Castilla? Pues porque aquí, Clint Eastwood, Eli Wallach y Lee Van Cleef  rodaron una escena muy famosa de El bueno, el feo y el malo, en 1966. Una ruta con muuuuuchos alicientes.

desfiladero-de-la-yecla

La Yecla

 Día: sábado 17 de febrero de 2018

Salida: Estación de Autobuses. 8,45 h.

Equipo: Pistas y senderos amplios, además de la estrecha senda de paso de la Yecla. Material que no debe faltar en invierno: mochila, forro polar, guantes, chubasquero, protección para la cabeza, cantimplora o botella de agua, barritas de cereales, frutos secos…

Temperatura/Precipitaciones: A cuatro días vista, tendremos en torno a los 13º de máxima y 3 de mínima para la zona de Santo Domingo de Silos. Como ya viene siendo costumbre, dan algo de agua para el sábado. A cruzar los dedos porque el tiempo está revuelto.

Zona: Comarca de la Demanda.

Localización: Tres pasos para llegar a S Domingo. El primero lo iniciaremos en la SO-920 hasta San Leonardo, 34 Km; el segundo desde San Leonardo hasta Hacinas por la N-234, 30,3 Km.  y el tercero desde Hacinas a Santo Domingo por la BU-910, 13,5 Km.

Santa Cecilia ermita 1 2022518Master

Santa Cecilia por Agustinín, https://es.wikiloc.com/wikiloc/user.do?id=379187

Tipo de ruta: Circular: Silos-La Yecla-Silos.

Tomamos la idea de Agustinin. https://es.wikiloc.com/wikiloc/user.do?id=379187

Distancia: 16 Km. aprox.

Dificultad: fácil.

Desnivel: en torno a 216 m.

Mapa: 314 – Sto. Domingo de Silos (Burgos) 20-13

NON————————————————————————————————————————————————————————————————————
Publicado en Senderismo | Deja un comentario

Los cañones, los ríos y las alambradas, 16 de diciembre de 2017

La jornada prenavideña empezó como debía, con mucho frío. Muriel Viejo nos recibió con tejados blancos, charcos helados y calles desiertas.

IMG_2345

Valle del Muriel

Nos proponíamos recorrer la mayor parte del valle del Río Muriel, desde Muriel Viejo hasta su desembocadura en el Abión para luego desde Blacos enlazar con el río Milanos y llegar hasta Calatañazor.

Está ruta es de las que me gustan. De esas que no sabes muy bien dónde empiezas, cómo será el recorrido, o cómo o dónde acabará. De esas en las que se echa de menos el machete para abrirse camino entre las zarzas o hay que subirse a un altozano para ver si se puede seguir o hay que dar media vuelta. De las que no están marcadas ni transitadas pero tiene puntos de referencia claros para seguir en la buena dirección.

Tras adentrarnos en el pinar para pasar a ver el Lagunazo, ahora una mancha seca por falta de lluvias, nos dirigimos hacia el valle del río con la referencia del imponente espolón del Pico San Vicente. Desde aquí se trataba de ir siguiendo el valle del río y la Sierra del Umbriazo hasta la Vega de los Hondones, donde el río gira bruscamente hacia el sur, abandonando la compañía de la sierra y el camino hacia Muriel de la Fuente, 9 Km.

IMG_2312

Hacia el valle. Al fondo el Pico San Vicente, cima de la Sierra del Umbriazo

El camino es mullido y cómodo, sin senderos claros, siempre al lado del río pero con el inconveniente de ir sorteando las alambradas que cierran al ganado que pasta por la zona, el acceso al río. Quizá bajar por la margen izquierda del río hubiese sido la mejor opción además de haber podido disfrutar del sol bajo la cara sur de la sierra. Para quien quiera evitar las alambradas, hay también un camino por el pinar de nuestra iderecha, paralelo al valle, que termina también en los Hondones, justo donde el camino se cruza con la carretera que conecta los “murieles”. La verdad es que las cercas con alambres llegan a ser un incordio del que no nos libramos hasta el primer cañón de nuestro recorrido, el que hace el Muriel al cortar las Riscas del Campanario, a unos 2 Km. desde los Hondones. Antes de llegar al cañón, atravesamos una preciosa dehesa con caballos hispano-bretones, en un paisaje más norteño que castellano.

IMG_E2362

Por la dehesa de los caballos, hacia el cañón

El pequeño cañón, 1 Km. y medio escaso, nos dejaba en territorio parcialmente conocido, el antiguo camino entre Abioncillo y Cubillos que alguna vez seguimos en las rutas bicicleteras. En frente la bocana de un nuevo cañón, uno de los que se adivinan cuando bajas por el Temeroso en dirección al Burgo. Por lo que he leído se trata del Vallejo del Sotillo uno más de nuestros preciosos cañones calizos. Aquí desaparece el río debido a las filtraciones del lecho y hay que disfrazarse de Indiana Jones para abrirse paso. A nuestra derecha se pierden las marcas rojas y blancas del GR para dirigirse al Cañón del Boj que ya visitamos en una ruta veraniega entre Abioncillo y Ucero.

IMG_2443

Bajo los cortados de las Riscas del Campanario

Las zarzas hacen incómodo el camino y a veces hay que subir a nuestra derecha para luego volver a bajar al cauce seco del río. Al final decidimos caminar por el cauce del Muriel prácticamente hasta la desembocadura “seca” en el Abión. Pequeños algarazos de nieve y agua nos acompañan en los últimos metros que hacemos a fuerte ritmo pues estamos en diciembre, los días son muy cortos y todavía queda trecho.

Finalmente el cañón termina, unos 4 Km, y se abre en unas tierras de labor que se cierran por el discurrir del río Abión. Javi pregunta que por dónde cruzamos el río, le digo que no tenía previsto semejante volumen de agua y que podíamos descalzarnos y cruzarlo, protestas generalizadas. Pepe recuerda que rió Abión abajo, se encuentra un puente que nos permitirá pasar al otro lado del río y dirigirnos a Blacos. Así lo hicimos.

IMG_1643

Vallejo del Sotillo

Ya en Blacos, comida al resguardo del muro sur de la iglesia con magnificas vista sobre el valle del Abión que se va ensanchando hacia Valdealvillo. Al fondo las obras de la sempiterna autovía. Haciendo de foso protector de Blacos, a nuestros pies, el río Milanos.

Este pueblo merece una visita, no solo por su emplazamiento sino por los restos de la arquitectura tradicional que conserva como los soportales de su coqueta plaza.

Llevamos ya 18 Km. a las espaldas y se va notando el cansancio. La poca luz apremia a reanudar el camino y dirigirnos, bajo el Temeroso, al cañón que ha abierto el Río Milanos. Curiosamente en Blacos el río lleva un caudal considerable y solo un par de Km. río arriba, ni gota de agua. De nuevo filtraciones o un gran sumidero hace desaparecer por arte de magia el río. La Hoz del Monte, así se llama, nos deja en Calatañazor tras 4 Km. más abiertos que los cañones del Muriel pero con algún tramo incómodo por la maleza, sobre todo en el tramo que bordea Calatañazor por el sureste.

IMG_1705

Bordeando Calatañazor

Ruta durilla con el atractivo final de la cena en el asador Marcelino, donde por cierto, como ya es tradicional, nos trataron de maravilla.

Fotos pinchando aquí

Banda sonora de la ruta: Joana Serrat, Saskatoon Break of Dawn. Cross the Verge, 2016

NO————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————–
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Ruta nº 94. Senda del Duero: La Vid – Aranda de Duero. 20 de enero de 2018

El sábado 20 de enero recorreremos los caminos que ha ido abriendo el Duero entre La Vid y Aranda. Aunque hoy están muy humanizados, quedan preciosos bosques de ribera salpicados por aquí y por allá de manchas de encinas y pinos resineros. También tiene su encanto la villa de Vadocondes con sus puertas sobre la muralla o el bonito rollo jurisdiccional. Una ruta tranquila y agradable con el compañero Duero siempre a nuestra vera.

IMG_2065

Presa sobre el Duero. Guma

Día: sábado 20 de enero de 2018

Salida: Estación de Autobuses. 8,45 h.

Equipo: Pistas y senderos en buen estado. Material que no debe faltar en invierno: mochila, forro polar, guantes, chubasquero, protección para la cabeza, cantimplora o botella de agua, barritas de cereales, frutos secos…

Temperatura/Precipitaciones: A cuatro días vista, tendremos en torno a los 12º de máxima y -1 de mínima para la zona de Aranda de Duero. A ver si tenemos suerte y las probabilidades de agua van desapareciendo.

Zona: Tierra de Aranda

IMG_2103

Vadocondes y el Duero

Localización: Tomaremos la N-122 hasta La Vid, 41 Km. Aquí dejaremos uno de los coches para seguir el resto hasta Aranda, 24 Km., donde comienza la ruta.

Tipo de ruta: Ida. Vamos en bus!!!!

Distancia: 22 Km. aprox.

Dificultad: fácil.

Desnivel: en torno a 50 m.

Mapa: Mapas 346 (19-14), Aranda de Duero y 347 (20-14) de Peñaranda de Duero,  1:25.000

NON—————————————————————————————————————————————————————————————————-
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Ruta nº 93. Por los valles de los ríos Muriel Viejo y Milanos, 16 de dic. de 2017

La ruta que haremos el sábado 16 de diciembre recorrerá los valles abiertos por los ríos Muriel Viejo y Milanos, ambos afluentes del Abión, el primero por su margen derecha y el segundo por su izquierda. Desde la desembocadura del Muriel, nos dirigiremos hacia Blacos desde donde seguiremos el cauce del Milanos hasta Calatañazor, final de nuestra ruta.

R 93 por Google Earth dic 2017

La ruta

Día: sábado 16 de diciembre de 2017

Salida: Estación de Autobuses. 8,45 h.

Equipo: Pistas y senderos. Material que no debe faltar en invierno: mochila, forro polar, guantes, chubasquero, protección para la cabeza, cantimplora o botella de agua, barritas de cereales, frutos secos… Comeremos en el campo.

Temperatura/Precipitaciones: Una semana es demasiado tiempo para acertar en el pronóstico pero… Seguirán fresquitas las temperaturas, 6º de máxima y -3 de mínima para la zona de Muriel Viejo. Al fin y al cabo, lo razonable para estas fechas además está lloviendo y nevando, así que contentos.

Zona: Tierra de Calatañazor

Localización: Tomaremos la N-122 hasta el cruce con Calatañazor, 24 Km. Desde aquí seguiremos primero la SO-P-5026 y luego la SO-P-5018, durante 18 Km. hasta llegar al inicio de nuestra ruta en Muriel Viejo.

Tipo de ruta: Ida. Dejaremos un coche en Calatañazor, donde termina la ruta, que nos servirá para la vuelta y continuaremos hasta Muriel Viejo.

Distancia: Entre 20 y 22 Km. aprox.

Dificultad: fácil.

Desnivel: en torno a 190/200 m.

Mapa: 348-IV Muriel de la Fuente, mapa topográfico Soria 1:25.000

Panoramica

Valle del Río Muriel

NON——————————————————————————————————————————————————————–
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Las cuevas, el monasterio y la vía ferrata. 18 de nov. de 2017

Cómo se agradece hacer una ruta en la que no te maltraten las fuerzas de la naturaleza (con permiso de Pedro V).  Son menos épicas, el chute de endorfinas se nota menos pero… a cambio sientes el sol en la cara, los kilómetros van cayendo sin grandes esfuerzos y no hay lugar para algún momento de cierta tensión. Va quedando claro que las rutas donde no hay montaña atraen a los treparriscos como los torreznillos a las cañas. Tiene que haber de todo. A veces apetece ver una película entretenida, rutas invernales, y otras una de autor, rutas montañeras, más exigentes pero también más satisfactorias.

IMG_1392

Cañón del Pilde

En el pilón-fuente de Orillares nos juntamos los 17 andarines que por lo que apreciamos, formábamos un grupo más numeroso que habitantes tiene el pueblo. Con un grado bajo cero nos lanzábamos a recorrer el pequeño pero encantador cañón calizo que el río Pilde abre para atravesar la Serrezuela, una pequeña elevación que casi sirve de unión entre la Sierra de Espeja y la sierra de Nafría. Al llevar el río poco caudal, uno se puede meter por las cuevas que el agua ha ido abriendo a lo largo de miles o millones de años con esa paciencia que solo ella tiene al deshacer incluso el granito más duro. Lo raro es ver esas cavidades a ras del cauce y no a gran altura, como ocurre en los Ojos del Búho en la Hoz del Abión o a muchos metros bajo el suelo, en el Cañón del Río Lobos.

Al salir de la hoz cruzamos el riachuelo para seguir por su margen izquierda atravesando una bonita pradera en la que sentimos como el sol nos calienta las costillas y unas manos entumecidas por la umbría bajo los paredones calizos.  A nuestra derecha los restos de un antiguo molino y en el cielo el vuelo calmado de algún abanto. Volvemos a cruzar el río para coger a la izquierda la pista que nos llevará hasta los restos del antiguo convento de Santa María, fundado por los Jerónimos en 1.401, muy cerca de Guijosa.

IMG_1508

Rica torta en la fuente del monasterio

La historia de este convento da para un libro. Como decía Mito quizá junto a San Baudelio sean los dos edificios de nuestra provincia que mejor representen el expolio que hemos sufrido sobre todo en los siglos XIX y XX. San Baudelio está en pié aunque la mayoría de sus frescos estén en los EE.UU., pero de los jerónimos de Guijosa solo queda la pared del hastial que mira al oeste, cantorales repartidos por medio mundo (se hizo una exposición en El Burgo en 2003) y el grupo escultórico del sepulcro de D. Lope de Avellaneda en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid. Hay mil historias en torno al monasterio: un cuadro del Greco, la botica, la visita del beato Palafox… pero yo me quedo con la historia del intento de robo que tuvo lugar en 1904 y que podéis leer aquí. Todas estas historias tristes y un poco truculentas, pasaron mucho mejor gracias a las riquísimas  tortas que trajo Alberto Carrasco desde la tahona de San Esteban de Gormaz. Allí dimos cuenta de ellas, unos más que otros,  al solillo y al lado de la fuente que bien pudiese ser la que estuvo en el origen del monasterio ya que se erigió por iniciativa del Obispo de Osma cerca de una ermita, aprovechando una fuente que había en los alrededores (José Vicente de Frías Balsa dixit).

IMG_1437

Pasarela en el desfiladero de la Torca

Al camino. Pista de nuevo durante  2,5 Km. hasta llegar a una mancha de pino pudio que se extiende entre los Ríos Espeja y Pilde. Al final del pinar fue como llegar a un balcón con vistas sobre Espeja, la sierra de Costalago y al fondo, la sierra de Urbión. Suave descenso, unos 3 Km., hasta sentarnos a los pies de la vía ferrata de Espeja y  dar cuenta del almuerzo mientras Alberto nos iba contando toda la historia de su construcción. Hubo tiempo también para subir al Castillo y disfrutar de las vistas de este mirador que probablemente como su topónimo indica, albergase una torre o un atalaya en época medieval ya que se aprecian restos de una construcción en la cima. Fue allí donde Pedro nos contó que el origen de estas vías está en la I Guerra Mundial, cuando se equiparon vías en los Alpes mediante cables, escaleras o puentes para facilitar el acceso de tropas y material bélico. Interesante.

p1040173

Tramo complicado

Sobre el desfiladero de la Torca, Alberto y sus amigos fueron haciendo esta vía de forma totalmente altruista, de la que hoy disfrutan muchos montañeros y que nosotros solo observamos con cierto canguele desde una pasarela, mientras abajo una pareja había sufrido en el conocido como “paso del Alberto”, y ahora se disponían a lanzarse por una tirolina. Qué tiempos aquellos en los que en nuestro país había dinero hasta para traer y colocar este puente sobre el que nos encontramos ¡con un helicóptero!

Bueno, nos despedimos de Alberto y a seguir ruta. Unos 5 Km. de ascensión tendida en dirección norte y llegamos a la base de Costalago. Aquí el track que descargamos hace una mala elección pues en vez de seguir pegados a la sierra de Costalago en dirección este un par de Km. y tomar luego una pista a la derecha en dirección a Orillares, se inclina por seguir un cortafuegos que nos planteó la única dificultad de toda la ruta. Más que dificultad fue el temor de que hubiese alguna caída ya que salvamos en una bajada de apenas 1 Km., desniveles en torno al 15%, y en algún tramo del 25%, con un firme de graba muy suelto por la falta de lluvia. Lo que más nos preocupaba era que Nani hiciese un mal apoyo justo ahora que salía de la rotura de su brazo. No pasó nada así que buenas risas comiendo, incrementadas por el rico rioja que también nos dejó Alberto.

img_1380.jpg

Agradable paseo por el pinar, ya con ejemplares de pino silvestre, para atravesar un curioso paisaje lunar abierto por una cantera y terminar la ruta a la entrada de Orillares casi en el mismo punto donde habíamos arrancado  siete horas antes.

Y eso es todo amigos! Hasta el 16 de diciembre que patearemos por la comarca de Calatañazor, en la zona de Muriel Viejo.

Banda sonora de la ruta: Karl Blau – Fallin’ Rain   (Introducing Karl Blau, 2016)

Todas las fotos de la ruta (J y N)

https://photos.app.goo.gl/IrwflLyM8OojjUHF2

Perfil Orillares- Espeja-Orillares nov 2017

La ruta

NON———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————–

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Ruta nº 92. El Cañón del río Pilde y alrededores de Espeja de San Marcelino, 18 de nov. de 2017

IMG_2327

Via ferrata de Espeja

El próximo sábado, 18 de noviembre de 2017, recorremos la hoz del río Pilde y parte de las tierras comprendidas entre Orillares y Espeja de San Marcelino. Nos moveremos por los márgenes meridionales del Cañón del Rió Lobos con la mole del Pico Navas siempre como referencia espacial.

Cañón del río Pilde en las cercanías de Orillares

Cañón del Pilde

Día: sábado 18 de noviembre de 2017

Salida: Estación de Autobuses. 8,45 h.

Equipo: Pistas y senderos cómodos. Material que no debe faltar en invierno: mochila, forro polar, guantes, chubasquero, protección para la cabeza, cantimplora o botella de agua, barritas de cereales, frutos secos…

Temperatura/Precipitaciones: A tres días vista, las temperaturas parece que serán fresquitas, 0º de mínima y 16º de máxima para la zona de Espeja de San Marcelino, pero vamos, después de lo que aguantamos en Somosierra, esto es jauja.

Zona: Espeja de San Marcelino

Localización: Tomaremos la SO- 920 durante 15 Km. hasta Ucero. Sin entrar al pueblo tomaremos a la izquierda la SO-P-5119 hasta Santa María de las Hoyas, para desde allí, coger primero la SO-934 hasta Muñecas y luego la SO-P-5111 hasta Orillares, 7 Km.

Tipo de ruta: circular. Dejaremos los coches en Orillares.

Distancia: Entre 20 y 23 Km. aprox.

Dificultad: fácil.

Desnivel: en torno a 200 m.

Mapa: Parque Natural Cañón del Río Lobos. Escala 1:25.000. Edt. Piolet

NON————————————————————————————————————————————————————–
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario