Ruta nº 91. Peña Cebollera Vieja o Tres Provincias desde el Puerto de Somosierra.

Al moooonteeeeeee!

Pico Cebollera Viejo 2.119 m.

Día: sábado 21 de octubre de 2017, 8,15 h.

Salida: Estación de Autobuses de El Burgo de Osma.

Equipo: Pistas y senderos cómodos. Lo habitual sabiendo que vamos a por los 2000 m. y allá arriba el tiempo cambia muy rápido: mochila, forro polar, guantes, chubasquero, protección para la cabeza, cantimplora o botella de agua, barritas de cereales, frutos secos…

Temperatura/Precipitaciones: A cinco días vista, las temperaturas parece que serán fresquitas, 2º de mínima y 13º de máxima para la zona de Somosierra. Ya veremos qué pasa con el agua. De todos es sabido que somos expertos en atraer la lluvia.

Zona: Sierra de Somosierra

Localización: Tomaremos la N-122 hasta San Esteban de Gormaz. Desde aquí tras acampar en el puente lo que dure el dichoso semáforo, cruzaremos el Duero para coger la N-110 unos 70 Km. hasta el cruce de la A-1. Desde el cruce hasta Somosierra, otros  13 Km. aproximadamente y habremos llegado al inicio de la ruta

Tipo de ruta: circular. Dejaremos los coches en la gasolinera de Somosierra pueblo.

http://losk2delaskumbres.blogspot.com.es/2014/02/pena-cebollera-vieja-o-tres-provincias.html

Distancia: 16 Km. aprox.

Dificultad: moderada.

Desnivel: en torno a 800 m.

Mapa: Sierras de Ayllón y Ocejón. Escala 1:50.000. La Tienda Verde

Los k2 de las cumbres

—————————————————————————————————————————————

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

R. nº 90. El Anie y el Cañón de Heujarre, 17,18 junio 2017. Cagija y Treparriscos

Creía que había estado en Pirineos por haber pateado por Irati y Nuria (Gerona) pero no, mi bautismo de fuego ha sido atravesar parte del laberíntico paisaje kárstico enmarcado entre la Sierra de Añelarra, el pico Pourtet y el Anie.  Menos mal que salíamos desde la Piedra de S. Martín, 1.760 m., y no desde el valle del Belagua, unos 950 m.

IMG_7917

El Anie

Nada más ascender uno metros la ladera de la carretera, ya veíamos al fondo la potente pirámide del Anie. ¿Y vamos a subir por la escarpada arista de su cara oeste? Tal como se veía desde aquí la cosa ya se veía durilla. Un consuelo para los treparriscos: nuestros camaradas del grupo Cagija de Laredo calificaban la marcha de dificultad media.

Los primeros 3,5 Km. los llevamos muy bien. El sendero era cómodo e incluso mullidito hasta que terminamos de bordear el pico Arlas por su cara oeste. Luego ya empezó la fiesta al tener que empezar a caminar y subir por el caos de rocas que se extiende bajo la mole del Anie. Ahora había que atravesar pequeños canales por donde se ascendía lentamente usando pies y manos. A veces la nieve acumulada ponía un poco más de pimienta al asunto pues aunque estaba blanda, también resbalaba. Como suele ocurrir en este tipo de terreno, tan pronto los bastones son una ayuda como el mayor de los incordios.

IMG_7952

Subiendo por la arista oeste

Casi 5 Km. de marcha, una pequeña bajada de unos 500 m, y nos colocamos debajo de la pirámide. Si de lejos parecía difícil, visto el desnivel desde abajo ahora parecía complicado. Está claro que va a exigirnos poner fin a la animada cháchara entre Roberto, Fuencisla y yo, hincar los pies y ascender cada uno al ritmo que pueda. Sufro pero voy encantado viendo que Alejandra aguanta bien el ritmo de ascensión. Son unos 900 m. de subida pero con un desnivel de casi el 40%.  A unos 2.360 m., una pequeña mesetita nos permite coger aire y alucinar con las primeras vistas hacia el sur y el oeste. Por primera vez apreciábamos la extensión y fuerza de los Pirineos. Enfrente, dirección oeste, la Mesa de los Tres Reyes, a la que me gustaría subir algún día.

Un esfuerzo más y hacíamos cumbre. El zigzagueante sendero termina en un pequeño pico muy animado no solo por los miembros de nuestro grupo sino también por los montañeros que van llegando. Fotos, bocadillos y muchos ohhhhhh. Los cántabros iban recordando, nombrando y señalando otras ascensiones, haciéndome parecer un novato en estas lides. Hablaban del Lakora, Petrechema o de la Mesa de los Tres Reyes y de las dificultades y peculiaridades de cada uno de ellos. Qué vistas sobre los Pirineos y la llanura francesa que se extendía al norte! Lo que no me quedó claro es si la ascensión al Espigüete es más dura o menos que esta porque había disparidad de opiniones en el grupo. Lo que si me quedó claro es que la montaña palentina se las trae.

IMG_8095

Cumbreeeeee

Reponemos fuerzas y para abajo. Ojito que un resbalón y no sabes si muerdes el polvo aquí o en la base del pico. Y tanto; de vuelta en la base del pico, Alejandra pisa al borde del sendero y resbala. El susto se queda en nada pero hay que andarse con mucho cuidado por el terreno por donde pisamos. Luego supimos que hubo muchos más resbalones en la expedición. Reagrupamiento y cambio de sentido, nuestro Comandante en jefe había diseñado la ruta para volver por el col des Anies a nuestra derecha. En qué hora pardiez!

La ida al Anie nos costó 6 Km. y la vuelta solo uno más, pero menuda diferencia de recorrido. Creíamos haber sufrido atravesando el lapiaz? Ja, ja y ja. De entrada tuvimos que atravesar tres neveros justo bajo la pared norte del Anie. Sin duda, para varios de nosotros, el momento más peligroso de todo el recorrido. Los primeros abrían  camino y los últimos podíamos meter la bota en la huella sobre la nieve. Paso adelante y bastón clavado con la derecha en el nevero. Un fallo y mejor no pensar lo que podía habernos pasado. Un paso delicado. Claro que todo está en nuestras cabezas y lo que para unos era un mundo para otros era solo un paso cómodo.

 

IMG_7979

Los dichosos neveros

Eufóricos después de los neveros la vuelta se antojaba fácil aunque fuese un poco más larga. Pero un despiste nos hizo seguir solo los hitos sin darnos cuenta que habíamos abandonado el camino de las marcas amarillas (como en el Mago de Oz, vamos). Así que de lo de salir bajo el pico Murlong, rien de rien; nos metimos en una ratonera calcárea, el Arres d’Anie, que nos cansaría y metería en algún aprieto.

Menos mal que la ruta era de “dificultad media”. La tropa empezaba a perder la moral. El cansancio se notaba en las piernas y pisábamos por un terreno donde la fatiga puede hacer malas pasadas. Nani tiene un tropezón. Parece que no es nada y seguimos. La silueta del Arlas al oeste nos indica cual debe ser nuestro rumbo pero el lapiaz se empeña en ponernos más y más grietas en el camino. Los exploradores del grupo van adelantándose e indicando el mejor sendero para salir del pedregal. Fueron unos 4 Km. desde la cima del Anie pero parecía que llevábamos toda la tarde. Por fin el lapiaz se acaba y después de ascender una ladera bajo el Arlas, volvemos a conectar con el camino de ida. Las caras de alegría volvían. 2 Km. más y estábamos de nuevo en la Piedra de San Martín. Curva helicoidal, parada en la Venta de Juan Pito para tomar unas merecidas cañas y regreso a Isaba.

IMG_8106

La trampa del lapiaz del Arres d’Anie

Los espaguetis boloñesa de la cena entraron como la gasolina en un coche sediento y todavía quedaban fuerzas para recordar el camino y tomarnos unas copas en el Cartutxo. El nombre lo dice todo sobre el ambiente. Si incluimos el coche de la guardia civil con cristales tintados que pasó a nuestro lado, ya tenemos una de las postales del paisaje euskaldún.

A dormir que mañana nos espera el Cañón de Heujarre (cualquiera le decía a Conchi que prefería quedarme en la camita)

IMG_8062

En lo más alto del cañón de Heujarre

Subimos de nuevo por la carretera que sigue el curso del Belagua para iniciar nuestra ruta unos cinco Km. antes de la Piedra de San Martín, en concreto desde Cayolars d’Errayza, una hoya donde arranca este salvaje cañón. En apenas unos cientos de metros, se pasa de las praderas alpinas a un espeso bosque de hayas entre paredes verticales que apenas se entreveían por la tupida vegetación. Una primavera tan cálida nos ha impedido disfrutar de la abundancia de cascadas y agua que debe haber a lo largo de la garganta, de hecho el curso del Erreha  desapareció al poco de iniciar el descenso y no volvió a aparecer hasta casi el final del recorrido. Menos mal que lo hicimos de bajada pues aunque las rodillas se quejaban al principio no me quiero imaginar lo que hubiese sido hacerlo de subida.

IMG_8045

La endidura de Heujarre

Ya abajo, en Sainte-Engrâce, íbamos con las fuerzas tan justitas que ni nos asomamos a su iglesia románica. Era curioso el cementerio donde convivían lápidas con la cruz y el lauburu. Deseos de trascendencia frente a deseos de ser recordados por la pertenencia a una etnia.

Vuelta para Isaba a través de una carretera donde el bus del Perdigón se las vio y deseo para ascender. No me extraña que cascase el aire acondicionado por el esfuerzo. Pobres cántabros lo que tuvieron que sudar en el camino de vuelta a casa sin aire.

Los tracks son de Emilio Macaya

Piedra de S Martín- Pico Anie, https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=18265944

Cañón de Heujarre, https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=18278122

IMG_8090

Bajando por el cañón, con el Comandante a la cabeza

Terminamos encantados y con ganas de volver a patear con nuestros compañeros del norte. De hecho hablamos de volver a vernos en septiembre-octubre haciendo la Cuerda Larga desde Navacerrada a la Morcuera. Hasta entonces compañeros!

De los cascos de uno de los montañeros que estaba en la cumbre, estoy casi seguro que entreoí este tema de Roger Hodgson que por ello se convierte en la banda sonora de la ruta: Give a Little Bit – Roger Hodgson (Supertramp), Even in the Quietest Moments, 1977

Todas las fotos de la ruta en https://goo.gl/photos/kaZGdh8cm3RzgyAa9

NON———————————————————————————————————————————————————–
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

R. nº 89. The Sierra Company Limited, 18 de marzo de 2017

IMG_6175

Pineda de la Sierra con el Trigaza al fondo

El primer descubrimiento de nuestra nueva ruta se debió a un error de nuestro sureño chófer. Confundió Barbadillo del Mercado con Barbadillo de los Herreros. Eso nos permitió conocer el bonito valle que va excavando el río Pedroso, sobre todo entre Barbadillo del Pez y Barbadillo de los Herreros. Y por qué tanto Barbadillo en la zona? Mucha gente barbilampiña? Mirando en la red parece que todo proviene (habría que comprobarlo) de un tal Barba Tello, noble al servicio de Alfonso III de Asturias a quien el rey por los servicios prestados, le concedió el valle del Pedroso. Siempre curioso todo lo relacionado con la toponimia, como la denominación de la sierra de “la Demanda” por un largo litigio que comenzó en el s. XVI y concluyó parece que a finales del XIX entre Barbadillo de los Herreros y Monterrubio de la Demanda, por el aprovechamiento de los pastos de la zona. Pocas bromas con los pastos, este territorio también ha sido merinero.

IMG_6111

El San Millán con restos de nieve

A lo nuestro. Una vez en Barbadillo de los Herreros y tras preguntar a dos paisanos, cruzamos el Pedroso por la carretera que se dirige a Monterrubio y a unos 400 m. a nuestra izquierda, pisamos por primera vez la famosa Vía Verde de la Demanda. Una vuelta de 3 Km. nos llevó de nuevo a Barbadillo pasando por un túnel del antiguo ferrocarril. Andábamos un poco despistados con la dichosa curva porque no acabábamos de estar seguros de llevar la ruta correcta. Tampoco la señalización ayudaba. Te fías, dejas el gps en casa y comienzan las dudas.

Entre Barbadillo y el Puerto del Manquillo, de vez en cuando oía mentar a mis antepasados. Les aseguré a los expedicionarios que era mejor iniciar la ruta en Barbadillo y no en Pineda, pues daba por hecho que sería todo bajada; sí, sí… La subida fue tendida pero larga. Unos 15 Km. desde la salida. Bueno, todos, todos, no protestaron: Pedro V cuanto más subamos, mejor que mejor. Tampoco hubiese protestado Marisa pues la subidita se compensaba con una temperatura más que primaveral (en unos días ya estará recuperada de sus cuerdas vocales).

Ascendimos atravesando un gran bosque de robles, algunos de ellos de gran porte, salpicado por alguna encina y ya en la parte del Manquillo, con presencia notable de hayas. Será un gran espectáculo poder ver esta masa arbórea en todo su esplendor en poco menos de dos meses o en octubre cuando le llegue su decadencia otoñal. Ahora, incluso en las zonas de más umbría, se notaba la falta de agua. El terreno estaba seco y a penas se oían los pequeños regatos de agua que bajan de la montaña. Se sucedían afloraciones de cuarcita y en las partes altas, de pizarra. Estamos pisando terrenos de unos 600 millones de años, algunos de los más antiguos de la península ibérica (Era Primaria).

IMG_6166

No hemos hablado de la riqueza minera pero minas y ferrerías eran abundantes en la zona aprovechando la madera de los bosques como combustible.

Atravesando la cara sur de la Demanda, nuestro camino zigzagueaba constantemente por lo que a veces miraba al norte y a través de algún valle veíamos al poderoso San Millán o miraba al sur y a nuestra espalda (Jorge la reconoció), la sierra de Neila cerraba todo el largo valle que comienza en el pueblo de Neila y casi termina en el embalse de Urquiza. No era fácil distinguir la Sierra de Neila pues su cara norte es abrupta por la acción de los glaciares cuaternarios mientras que la sur, la que vemos desde Soria, es panzuda y redondeada. De vez en cuando imaginábamos la perezosa ascensión del tren de la Sierra Company, avanzando lentamente por la ladera.

Todas las fotos aquí

IMG_6136

Puerto del Manquillo con Neila cerrando el horizonte

Al llegar a la base del puerto del Manquillo un túnel cerrado nos obliga a salvar una fuerte pendiente para pasar al otro lado, al valle del Arlanzón.

Fuerte desnivel de subida y fuerte también de bajada, tanto que era más seguro bajar agarrándose a las vallas de madera que van jalonando todo el recorrido. Una pena lo de las vallas pues no se han mantenido probablemente desde la puesta en funcionamiento de la vía verde, siendo habitual en todo el recorrido verlas caídas, partidas o podridas. Comentábamos cómo en nuestro país se hacen inversiones de este tipo pero luego ninguna administración se preocupa de su mantenimiento. El mantenimiento aseguraría el buen estado de la vía y sería fuente de riqueza por el empleo que generaría. País.

Con el Arlanzón como compañero de descenso paramos un par de Km. río abajo para hacer una auténtico Déjeuner sur l’herbe. Como agradecieron mis pies el contacto con sus frías aguas. Imposible dejarlos sumergidos 10 segundos sin que el dolor fuese inaguantable por la disminución del calibre de los vasos sanguíneos (vaso-espasmo lo llaman los galenos).

8,5 Km.más abajo, entrábamos en la bonita población de Pineda de la Sierra. Unas cañitas con la silueta del Pico Mencilla, visita a su  preciosa iglesia románica y regreso al Burgo.

Hay que volver aquí en otoño.

Banda sonora de la ruta: Real Estate, Darling (In Mind, marzo 2017 )

La ruta por Isidro 66 https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=10561556

ruta wikiloc cais identica a lo que hicimos

Isidro 66 Wikiloc. Casi idéntica a la que hicimos

NON—————————————————————————————————————
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

R.88. Una pista muy larga y una laguna bajo la nieve. 11 de febrero de 2017

Pues fuimos a la laguna de Cebollera pero no la vimos. El gps nos decía que estaba ahí y los bastones confirmaban que medio m. más abajo había agua pero verla, no la vimos.

IMG_5215

Encima del borde de la laguna de Cebollera

Ahora entiendo por qué todas las rutas que había consultado arrancaban a unos 4 Km. de Molinos de Razón. Sencillamente porque no merece la pena hacer la larga pista que arranca nada más salir del pueblo,  a la derecha,  tomando la carretera que se dirige a Sotillos del Rincón. No tiene encanto. Nosotros como se quedaba “corta” la ruta desde Molinos, añadimos otros 4 Km arrancando desde Valdeavellano; este pequeño tramo del GR-86 es muy cuco con unas vistas preciosas sobre el valle a la altura de la Iglesia de Molinos.

Bueno, pues quien lea estas notas debe saber que para llegar desde Molinos a la laguna de Cebollera puede aparcar  tranquilamente el coche  4 Km. pista arriba. De esta manera 7 Km. de ascensión aproximadamente y estará en la laguna evitándose la tediosa pista.

IMG_5151

El valle del Arroyo de la Laguna

A parte de todo este rollazo, la ruta estuvo genial gracias sobre todo a la nieve. Las fotos lo dicen todo. Nos cambió la cara cuando empezamos a ver la pista cubierta de nieve y flanqueada por pinos y hayas de buen porte. En un invierno tan seco como este volver a oir el chap-chap de las botas hundiéndose en una nieve blandita, no tiene precio. Luego ya sabéis lo que termina pasando con la nieve, lo mismito que le pasó al argentino de Toronto. Vaya risas que hicimos con el tema. Cerca del final de la pista, una cría se lo pasaba en grande con el trineo del que tiraba su madre.

A 12 Km. de la salida, abandonamos la pista para comenzar el ascenso a la laguna. Camino empinado de 1,5 Km que con la nieve tuvo su dificultad. Arriba la niebla no nos dejó ver nada salvo los restos de la antigua presa y el nacimiento del Arroyo de la Laguna. Eso sí, hicimos sobre el hielo todo el ganso que nos apeteció y menos mal que no cedió porque la capa no era tan gruesa. No nos entretuvimos mucho allí no fuese a cambiar el tiempo de repente y complicar la bajada. Sin gps casi imposible orientarse en los alrededores de la laguna.

Todas las fotos aquí

IMG_5205

Acercándonos a la laguna

Y nada más, a desandar el camino hasta Valdeavellano, con una parada en el camping de Entrerrobles donde agradecimos el calorcito de la estufa de leña y los cafés con leche. Lo bueno de la experiencia es que pica el gusanillo para acercarse en primavera a ver la laguna y de paso subir hasta Cebollera. El contraste con el ambiente invernal que nos acompañó será tremendo.

Banda sonora de la ruta: Century, The Mary Onettes (Islands, 2009)

Ruta nuestra Cebollera desde Valdeavellano a Molinos febrero 2017

La ruta nº 88

NON———————————————————————————————-
Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

El Duero, el monasterio y una ermita entre las viñas. R. nº 87. 14 de enero de 2017

“Nada por aquí, nada por allí, Abracadabra pata de cabra…Y sale una marcha magnífica, al lado del padre Duero, almuerzo, ermita rupestre, montes diversos y mares de vino…Magia potagia. Más no se puede pedir…”

Langa desde el otro lado del Duero.

img_4794

Pues el “brochazo” de Pedro V en el whatsap, bien podía servir de resumen de esta agradable, tranquila y placentera ruta por las orillas del Duero.

Menos mal que Alberto Carrasco me llamo la noche anterior para advertirme de que la ruta prevista desde San Esteban a Langa, no estaba señalizada. No parece de recibo que no se avise de ello en alguna de las tantas páginas web en las que se informa sobre la etapa nº 7 de la Senda del Duero, incluida la del Ministerio de Agricultura. Lo cierto es que Alberto nos advirtió y evitó la incomodidad de atravesar una zona además muy alterada por las obras de la autovía. Cacharreando un poco por la web, vimos una alternativa  en la etapa nº 8 del GR 14 entre Langa y La Vid, con la posibilidad añadida de subir hasta la Virgen del Monte, una ermita rupestre situada en una meseta a 1.000 m. de altura sobre el padre Duero.

Azud de la Vid

img_4717

Con una luz azulada y fría atravesamos el precioso puente de más de cien metros y doce arcos con sus correspondientes tajamares, para desviarnos a nuestra derecha e ir muy pegaditos a la margen izquierda del río. Los grises y ocres del terreno iban ganando fuerza a medida que el sol subía en el horizonte. A nuestra espalda el cubo del castillo de Langa, destacaba sobre el pueblo y la iglesia de San Miguel Arcángel.

A unos 4 Km. de Langa vemos lo que muchas webs sobre la ruta llaman chimeneas de hadas, que en realidad son columnas de roca que han aflorado por la erosión de los materiales más blandos que las rodean. En cambio, las chimeneas de hadas, como las famosas de la Capadocia, son columnas de material blando que en su copa tienen una roca más resistente que favorece la erosión de los laterales formándose la chimenea, de ahí que también se las conozca como señoritas con tocado. Fuera geología! Me quedo con la historia que nos contó Mito sobre unos frailes golfos que abandonaron la Vid en busca de placeres mundanos y sufrieron el castigo de la petrificación eterna.

A nuestra derecha, al otro lado del río, el pueblo de Zuzones (síiii me tocas los coj…), un pueblo que desde aquí tiene cierto encanto, con su iglesia encaramada en un altillo sobre el Duero. Recordamos como este pueblo, Langa y otros de la zona, sufrieron el envenenamiento por aceite de colza, aquella intoxicación del año 1981 que el Ministro de Sanidad de la UCD,  Jesús Sancho Rof, denominó “el bichito”. Al hilo del recuerdo de esta noticia, Pedro nos deleitó recordando sus informativos y en concreto el que dirigió en la 2 con Felipe Mellizo a los micrófonos. Me hubiese encantado estar en el plató mientras los hacían. Qué tiempos en los que los informativos informaban y dedicaban un buen espacio a la cultura.

Ermita de la Virgen del Monte

img_4756

Después de 6 Km. llegamos al cruce donde está señalizado el camino de subida a la ermita de la Virgen del Monte que tomaríamos a la vuelta. Cerca de aquí, el Duero se amansa por un azud levantado para bombear agua y regar las tierras de alrededor de la Vid. El sendero se estrecha atravesando un pequeño bosque de pinos piñoneros que nos deja en la espalda del monasterio de la Vid. Hora de almorzar al lado del río o…”Por qué no nos tomamos unos torreznillos en el Lagar de Isilla?”, propuesta e invitación de Mito aceptada. Lo mejor como dicen por la tierra la compañía, ni el trato de una camarera estirada ni los torreznillos estaban a la altura de los que comemos habitualmente. Dejamos el recargado restaurante del gusto de Almodóvar para desandar el camino hasta la subida a la Virgen del Monte.

La ascensión es larga, algo más de 3 Km., pero tendida, subiendo por el lateral derecho de un barranco rodeado de sabinas y encinas hasta la ermita rupestre. El lugar tiene el encanto de esos eremitorios medievales excavados en parajes con fuerza que probablemente albergaron otros cultos precristianos. Fotos y a coger una empinada escalera que nos llevará a lo más alto de la meseta que separa el valle del Duero del Arroyo de la Nava, el riachuelo que cruza Langa y que desemboca en el Duero a la entrada de Aranda.

Praderita de la comida. Todas las fotos en google fotos

img_4786

Aquí, unos 17 Km. recorridos, giramos de nuevo hacia el este buscando la senda que nos devolvería al Duero. Sorpresón al recorrer los casi 3 Km. de meseta ocupados por extensas y cuidadísimas vides perfectamente alineadas. Parece que la producción de toda esta zona termina en las bodegas Silentium de Castillejo, según comenta Javier . El tiempo cambia repentinamente y aunque llega a nevar, la temperatura es agradable para la marcha.

Tras 2 Km. de pronunciada bajada siguiendo uno de los barrancos, alcanzamos una preciosa pradera cubierta de hojas al lado del Duero donde nos sentamos con ganas de descansar la espalda y de comer las viandas.

Y así, volviendo sobre la senda de la mañana, llegamos de nuevo a Langa después de más de 27 Km. sobre nuestras piernas. Terminamos de cháchara con un agradable cafetito en el bar de las piscinas, donde nos sorprendió lo animado y caldeado que estaba el bar teniendo en cuenta que eran las cinco de la tarde. Ah! Y sin humo, algo impensable hace solo unos años.

Banda sonora de la ruta: Okkervil river,  The industry. Away (2016)

LA RUTA Nº 87
langa-la-vid-nuestra-ruta-earth-enero-17
NON—————————————————————————————————————–
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La casona de Valdeosma, la matanza y el sendero del río, 17 de dic. de 2016.

Éxito de convocatoria para la última ruta del trimestre y del año. Ya se va viendo que las rutas por el terruño son un buen banderín de enganche mientras que las que tienden a la montaña cada vez cuentan con mayores detractores. Por otra parte, fue un placer ver de nuevo a Manuel (y a Isabel) casi recuperado del accidente de junio y aguantando el ritmo que nos impusieron algunas liebres.

img_3903

Salvo el tramo final, la ruta transcurre por la gran loma que une El Burgo con Ucero entre los ríos Madre de Rejas por el oeste y Ucero por el este. El terreno, donde predominan las grabas y arcillas, está cubierto mayoritariamente con encinas, sabinas y algunas manchas de pino de repoblación. Amplias pistas abiertas para la explotación ganadera y de las suertes de leña de Sotos y Osma, nos dejan casi sin despeinarnos en la Casona de Valdeosma. Esta torre-casa medieval se encuentra en el extremo de una preciosa dehesa que forma el arroyo Barrofrío poco antes de su desembocadura en el Madre de Rejas. Se encuentra en el término de Osma que llega hasta aquí en cuña limitando con los términos de Sotos y Valdealbín.

Pinchando aquí, todas las fotos

img_3937

Sobre la casona de Valdeosma, hasta donde yo sé, solo hay publicado un texto que hizo nuestro compañero Jesús de Blas para la revista Celtiberia: “El término redondo de Valdeosma y su casa fuerte”, Autor: Jesús de Blas de Blas. Celtiberia, ISSN 0528-3647, Año nº 48, Nº 92, 1998, pags. 307-320.

Según Loperraez,  la primera referencia documental que existe sobre Valdeosma es la “Cédula del rey D. Sancho IV, fechada en Burgos el 3 de abril de 1289, por la que hace merced a Pedro Sánchez (su escribano, administrador y camarero), del término de Valle hacia Osma (Valdeosma) para que lo poblase, y del lugar de Alcubilla del Marqués con sus términos.”. Por lo que nos dice Jesús de Blas, los últimos propietarios de la casona fueron los miembros de la familia de Policarpo Molinero (Lodares de Osma), quienes en 1934 la vendieron a sesenta y cuatro vecinos de Sotos del Burgo cuyos herederos siguen siendo hoy los titulares del paraje. Para todos los que queráis leer más sobre la casona y no tengáis acceso a la revista Celtiberia, os recomiendo que visitéis este enlace donde se resume lo publicado por Jesús: http://valdealvin.blogspot.com.es/2008/12/la-casa-de-valdeosma.html

Viendo los restos de los imponentes olmos que yacen ya podridos víctimas de la grafiosis, cerca de la derruida ermita, nos podemos imaginar que en alguna época del año los lugareños celebrarían alguna concurrida romería en la explanada.

Seguimos caminando vallejo abajo hasta Valdealbín, donde un grupo de vecinos nos reciben con miradas desconfiadas hasta que reconocen a varios miembros del grupo. Estaban en plena faena de la matanza del cerdo y son conscientes de que hoy en día no conviene dar mucha publicidad a todo lo que rodea a esta antigua tradición. Quién les iba a decir a los vecinos que crecieron con la matanza como un acto central del invierno soriano, que una fiesta así terminaría siendo, unos años después, algo casi clandestino.

Nos despedimos y nos dirigimos ahora hacia Sotos del Burgo tomando el Arroyo del Cervatillo casi en frente de la entrada del pueblo. Siete Km. de espeso encinar con alguna mancha de pino y roble, para llegar al frontón de Sotos del Burgo donde comemos. Ya se iban sintiendo los kilómetros en las piernas cuando iniciamos los últimos 5 Km. de la ruta, recorriendo un tramo del nuevo sendero abierto por la Confederación Hidrográfica del Duero que sigue paralelo al río Ucero en varios tramos hasta pasado Valdelinares. Un recorrido agradable, acompañados del canturreo del agua y atravesando una parte del bosque de ribera que acompaña al Ucero desde su nacimiento hasta su desembocadura en el paraje de las Dos Aguas en la Rasa.

img_3983

Como ya es tradición, terminamos el trimestre con cena prenavideña en el Mesón Marcelino. Generosas y ricas raciones que algunos maceraron con unos gintonics para redondear la noche.

Feliz Año para todos los andarines y treparriscos del mundo!

Banda sonora: Aún no ha salido el sol, León Benavente “2”, 2016

https://www.youtube.com/watch?v=JAlVlV14drI

r-87-barcebalejo-valdeosma-barcebalejo-real-dic-16
NON—————————————————————————————–

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Ruta nº 86. Valdeosma y el sendero del Ucero

La última jornada de de senderismo del año 2016 llama a la puerta. El próximo sábado 17 de diciembre, a las 9 de la mañana, caminaremos por la loma que separa los valles del Río Madre y del Ucero hasta llegar a la casona de Valdeosma, una reliquia de la Edad Media a lado del pueblecito de Valdealbín. De regreso nuestra ruta nos dejará en Sotos del Burgo desde donde descubriremos el nuevo sendero que ha abierto la C.H. del Duero casi en paralelo al Río Ucero hasta Barcebalejo.

img_3183

A los pies de la casona, antigua ermita

Día: sábado 17 de diciembre de 2016.

Salida: Estación de Autobuses. 9 h.

Equipo: Pistas y senderos cómodos. Nunca nos hemos de olvidar entre nuestros pertrechos invernales montunos: mochila, forro polar, guantes, chubasquero, protección para la cabeza, cantimplora o botella de agua, barritas de cereales, frutos secos…

Temperatura/Precipitaciones: A cuatro días vista, las temperaturas parece que serán fresquitas: 2º de mínima y 8º de máxima para la zona del Burgo, con un 30% de probabilidades de lluvia.

Zona: Tierra del Burgo.

img_3182

La casona de Valdeosma

Localización: Pocas veces será más fácil hacerla. Tomaremos la SO-920 durante 3,2 Km. hasta llegar a la Barcebalejo, inicio y final de la ruta.

Tipo de ruta: Circular con inicio y llegada en Barcebalejo.

Distancia: 22 Km. aprox.

Dificultad: baja

Desnivel: en torno a 130 m. Cota más alta 1.049 m. Cota más baja, 921 m.

Mapa. Topográfico Nacional: El Burgo de Osma, 1:50.000. hoja 377 (21-15) y San Leonardo, hoja 348 (21-14)

NON——————————————————————————————–
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario