Ruta nº 85. La paramera, el teleclub, las llaves del coche y el confesionario.

Esta ruta preinvernal resultó estupenda por muchos motivos. Volvieron amigos con los que hace ya mucho no compartíamos caminos, la temperatura fue muy agradable y el desnivel nos permitió hacer Km., casi 24 aunque el perfil de Google Earth siempre nos quite alguno, sin apenas despeinarnos y con mucho palique.

img_3226

A punto de llegar al Alto de las Esperas

Con parada en Recuerda para dejar el coche de la vuelta, salimos del pueblecito de Morales con una niebla tan espesa que nos permitía mirar al sol casi como si se tratase de la luna: de tú a tú. En poco menos de una hora estábamos en el Alto de las Esperas, 3 Km., uno de los miradores que se asoman al tramo del Duero entre Berlanga y Gormaz. Lástima que los jirones de niebla todavía presentes no nos dejasen ver más allá de Gormaz y Quintanas. Aquí se suscitó una discusión sobre lo que se veía a la derecha de la muela de Recuerda. Para mí era la iglesia de Recuerda y para J. Carlos y Katy eran más bien los edificios de Nufri en la Rasa.

Atravesamos el páramo parándonos de vez en cuando por el paso de quads. Precisamente aquí, donde los caminos casi ni aparecen en los mapas, nos topamos con un grupo de madrileños que hacían ese fin de semana Madrid-San Esteban de Gormaz-Madrid; vaya tute para hacerlo en ese tipo de vehículo y por caminos.

img_3242

Cerca de Brías

Terminamos de recorrer la paramera, desde donde en algún punto llegamos a divisar el castillo de Berlanga, para bajar y atravesar una zona llana de cultivo que tras salvar un escalón nos dejaría a los pies de la carretera que va de Paones a Brías (7,5 Km. aprox.).

Un tramo de carretera, donde los pies sufren más que en los caminos de tierra, y entrábamos en Brías a través de una preciosa chopera que todavía conservaba los tonos amarillo-rojizos del otoño. Con ganas de almorzar desenfundamos los bocadillos en la Plaza Mayor, sentados en un banco corrido adosado a lo que fue antiguo Teleclub y hoy sede de la asociación de vecinos. “Por cierto?”, pregunté, “dónde está la llave del coche que dejamos en Recuerda?”. Glup, glup, glup… Nani dejó su coche en Recuerda pero siguiendo las instrucciones que me dio María, las deje bien guardaditas en la guantera de mi coche en Moráles! Toma ya! Ni pensé en ellas cuando salíamos de Morales.

img_3255

Comida en la Plaza Mayor

Mientras terminábamos de decidir que hacíamos, si ir a Recuerda o volver a Morales, una vecina muy amable nos abrió y enseñó la iglesia de Brias. Levantada por Juan de Aparicio y Navarro, obispo de León y vecino de Brías, tiene en su altar mayor un retablo de muy buena factura dedicado al patrón del pueblo, San Juan bautista. La pieza más importante del retablo barroco, en el lado de la epístola, es Santa Ana sedente enseñando a leer a la virgen niña. La iglesia pide a gritos una restauración y limpieza de todos sus retablos. El detalle del confesionario-almacén de limpieza, pervivirá en el recuerdo.

Aun siendo importante su interior a mí lo que más me llama la atención de esta iglesia es la imponente torre plateresca que define el perfil de Brias kilómetros a la redonda; una torre ancha, poderosa y alta que remata su segundo cuerpo con una preciosa balaustrada con pináculos. Por cierto que los Aparicio y Navarro son también los mecenas que levantaron el palacio renacentista de Brías y la iglesia y palacio del vecino Abanco.

La vecina nos habla también de las ruinas de la iglesia románica a la entrada del pueblo por la carretera de Nograles, del palacio renacentista y de su anterior alcalde al que pone a caldo. Luisa también comenta que hay una famosa sima, la sima de Brías, pero la dejaremos para otra ocasión.

Recuperados del incidente de las llaves, decidimos como estaba previsto salir por el camino de Galapagares pero en vez de seguir la ruta original, a 3,5 Km. no giramos a nuestra izquierda en busca de Galapagares, sino que subimos recto, en dirección norte, hasta llegar al borde del pàramos que mira al Duero, justo ve encima de la muela de Recuerda (3 Km.). Ahora se distinguían bien los edificios que veíamos hace unas horas. Desde luego, volviendo a la discusión mañanera, no parecía la iglesia de Recuerda sino probablemente la gravera de la Olmeda. Nueva discusión al canto.

img_3286

Abajo la muela de Recuerda

Ahora bajamos atravesando un espeso encinar que nos dejô casi en la base de la muela. Giro a la derecha y atravesando a las bravas campos de barbecho por los que se andaba cómodamente, hicimos una pequeña parada para comer con el feo depósito del agua de Morales a la vista (otros 3 km. aprox.). Desde donde comimos seguimos atravesando campos de barbecho cada vez más dorados por el sol poniente hasta alcanzar el camino que nos dejaría de nuevo en Morales (4,5 km. aprox.).

Todas las fotos en Google fotos: https://goo.gl/photos/F6FKYzFgGxU292Cn6

img_3305

Atravesando campos de rastrojos

Como ya hicimos en nuestra última salida, allá por enero de 2014, terminamos la ruta en Recuerda tomando unas cervezas en el restaurante la Taina y apreciando su rico bizcocho casero.

Banda sonora de la ruta: Waste a moment; King of Leons,Walls 2016

https://www.youtube.com/watch?v=Nbr6L-jIU3A

morales-nuestra-ruta-en-verde-rosa-la-prevista

En rosa la ruta prevista. En azul la que hicimos

non——————————————————————————————–

Anuncios

Acerca de Treparriscos de Santa Catalina

Grupo de senderismo del IES Santa Catalina de Burgo de Osma.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s