R. nº 89. The Sierra Company Limited, 18 de marzo de 2017

IMG_6175

Pineda de la Sierra con el Trigaza al fondo

El primer descubrimiento de nuestra nueva ruta se debió a un error de nuestro sureño chófer. Confundió Barbadillo del Mercado con Barbadillo de los Herreros. Eso nos permitió conocer el bonito valle que va excavando el río Pedroso, sobre todo entre Barbadillo del Pez y Barbadillo de los Herreros. Y por qué tanto Barbadillo en la zona? Mucha gente barbilampiña? Mirando en la red parece que todo proviene (habría que comprobarlo) de un tal Barba Tello, noble al servicio de Alfonso III de Asturias a quien el rey por los servicios prestados, le concedió el valle del Pedroso. Siempre curioso todo lo relacionado con la toponimia, como la denominación de la sierra de “la Demanda” por un largo litigio que comenzó en el s. XVI y concluyó parece que a finales del XIX entre Barbadillo de los Herreros y Monterrubio de la Demanda, por el aprovechamiento de los pastos de la zona. Pocas bromas con los pastos, este territorio también ha sido merinero.

IMG_6111

El San Millán con restos de nieve

A lo nuestro. Una vez en Barbadillo de los Herreros y tras preguntar a dos paisanos, cruzamos el Pedroso por la carretera que se dirige a Monterrubio y a unos 400 m. a nuestra izquierda, pisamos por primera vez la famosa Vía Verde de la Demanda. Una vuelta de 3 Km. nos llevó de nuevo a Barbadillo pasando por un túnel del antiguo ferrocarril. Andábamos un poco despistados con la dichosa curva porque no acabábamos de estar seguros de llevar la ruta correcta. Tampoco la señalización ayudaba. Te fías, dejas el gps en casa y comienzan las dudas.

Entre Barbadillo y el Puerto del Manquillo, de vez en cuando oía mentar a mis antepasados. Les aseguré a los expedicionarios que era mejor iniciar la ruta en Barbadillo y no en Pineda, pues daba por hecho que sería todo bajada; sí, sí… La subida fue tendida pero larga. Unos 15 Km. desde la salida. Bueno, todos, todos, no protestaron: Pedro V cuanto más subamos, mejor que mejor. Tampoco hubiese protestado Marisa pues la subidita se compensaba con una temperatura más que primaveral (en unos días ya estará recuperada de sus cuerdas vocales).

Ascendimos atravesando un gran bosque de robles, algunos de ellos de gran porte, salpicado por alguna encina y ya en la parte del Manquillo, con presencia notable de hayas. Será un gran espectáculo poder ver esta masa arbórea en todo su esplendor en poco menos de dos meses o en octubre cuando le llegue su decadencia otoñal. Ahora, incluso en las zonas de más umbría, se notaba la falta de agua. El terreno estaba seco y a penas se oían los pequeños regatos de agua que bajan de la montaña. Se sucedían afloraciones de cuarcita y en las partes altas, de pizarra. Estamos pisando terrenos de unos 600 millones de años, algunos de los más antiguos de la península ibérica (Era Primaria).

IMG_6166

No hemos hablado de la riqueza minera pero minas y ferrerías eran abundantes en la zona aprovechando la madera de los bosques como combustible.

Atravesando la cara sur de la Demanda, nuestro camino zigzagueaba constantemente por lo que a veces miraba al norte y a través de algún valle veíamos al poderoso San Millán o miraba al sur y a nuestra espalda (Jorge la reconoció), la sierra de Neila cerraba todo el largo valle que comienza en el pueblo de Neila y casi termina en el embalse de Urquiza. No era fácil distinguir la Sierra de Neila pues su cara norte es abrupta por la acción de los glaciares cuaternarios mientras que la sur, la que vemos desde Soria, es panzuda y redondeada. De vez en cuando imaginábamos la perezosa ascensión del tren de la Sierra Company, avanzando lentamente por la ladera.

Todas las fotos aquí

IMG_6136

Puerto del Manquillo con Neila cerrando el horizonte

Al llegar a la base del puerto del Manquillo un túnel cerrado nos obliga a salvar una fuerte pendiente para pasar al otro lado, al valle del Arlanzón.

Fuerte desnivel de subida y fuerte también de bajada, tanto que era más seguro bajar agarrándose a las vallas de madera que van jalonando todo el recorrido. Una pena lo de las vallas pues no se han mantenido probablemente desde la puesta en funcionamiento de la vía verde, siendo habitual en todo el recorrido verlas caídas, partidas o podridas. Comentábamos cómo en nuestro país se hacen inversiones de este tipo pero luego ninguna administración se preocupa de su mantenimiento. El mantenimiento aseguraría el buen estado de la vía y sería fuente de riqueza por el empleo que generaría. País.

Con el Arlanzón como compañero de descenso paramos un par de Km. río abajo para hacer una auténtico Déjeuner sur l’herbe. Como agradecieron mis pies el contacto con sus frías aguas. Imposible dejarlos sumergidos 10 segundos sin que el dolor fuese inaguantable por la disminución del calibre de los vasos sanguíneos (vaso-espasmo lo llaman los galenos).

8,5 Km.más abajo, entrábamos en la bonita población de Pineda de la Sierra. Unas cañitas con la silueta del Pico Mencilla, visita a su  preciosa iglesia románica y regreso al Burgo.

Hay que volver aquí en otoño.

Banda sonora de la ruta: Real Estate, Darling (In Mind, marzo 2017 )

La ruta por Isidro 66 https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=10561556

ruta wikiloc cais identica a lo que hicimos

Isidro 66 Wikiloc. Casi idéntica a la que hicimos

NON—————————————————————————————————————
Anuncios

Acerca de Treparriscos de Santa Catalina

Grupo de senderismo del IES Santa Catalina de Burgo de Osma
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s