R. nº 90. El Anie y el Cañón de Heujarre, 17,18 junio 2017. Cagija y Treparriscos

Creía que había estado en Pirineos por haber pateado por Irati y Nuria (Gerona) pero no, mi bautismo de fuego ha sido atravesar parte del laberíntico paisaje kárstico enmarcado entre la Sierra de Añelarra, el pico Pourtet y el Anie.  Menos mal que salíamos desde la Piedra de S. Martín, 1.760 m., y no desde el valle del Belagua, unos 950 m.

IMG_7917

El Anie

Nada más ascender uno metros la ladera de la carretera, ya veíamos al fondo la potente pirámide del Anie. ¿Y vamos a subir por la escarpada arista de su cara oeste? Tal como se veía desde aquí la cosa ya se veía durilla. Un consuelo para los treparriscos: nuestros camaradas del grupo Cagija de Laredo calificaban la marcha de dificultad media.

Los primeros 3,5 Km. los llevamos muy bien. El sendero era cómodo e incluso mullidito hasta que terminamos de bordear el pico Arlas por su cara oeste. Luego ya empezó la fiesta al tener que empezar a caminar y subir por el caos de rocas que se extiende bajo la mole del Anie. Ahora había que atravesar pequeños canales por donde se ascendía lentamente usando pies y manos. A veces la nieve acumulada ponía un poco más de pimienta al asunto pues aunque estaba blanda, también resbalaba. Como suele ocurrir en este tipo de terreno, tan pronto los bastones son una ayuda como el mayor de los incordios.

IMG_7952

Subiendo por la arista oeste

Casi 5 Km. de marcha, una pequeña bajada de unos 500 m, y nos colocamos debajo de la pirámide. Si de lejos parecía difícil, visto el desnivel desde abajo ahora parecía complicado. Está claro que va a exigirnos poner fin a la animada cháchara entre Roberto, Fuencisla y yo, hincar los pies y ascender cada uno al ritmo que pueda. Sufro pero voy encantado viendo que Alejandra aguanta bien el ritmo de ascensión. Son unos 900 m. de subida pero con un desnivel de casi el 40%.  A unos 2.360 m., una pequeña mesetita nos permite coger aire y alucinar con las primeras vistas hacia el sur y el oeste. Por primera vez apreciábamos la extensión y fuerza de los Pirineos. Enfrente, dirección oeste, la Mesa de los Tres Reyes, a la que me gustaría subir algún día.

Un esfuerzo más y hacíamos cumbre. El zigzagueante sendero termina en un pequeño pico muy animado no solo por los miembros de nuestro grupo sino también por los montañeros que van llegando. Fotos, bocadillos y muchos ohhhhhh. Los cántabros iban recordando, nombrando y señalando otras ascensiones, haciéndome parecer un novato en estas lides. Hablaban del Lakora, Petrechema o de la Mesa de los Tres Reyes y de las dificultades y peculiaridades de cada uno de ellos. Qué vistas sobre los Pirineos y la llanura francesa que se extendía al norte! Lo que no me quedó claro es si la ascensión al Espigüete es más dura o menos que esta porque había disparidad de opiniones en el grupo. Lo que si me quedó claro es que la montaña palentina se las trae.

IMG_8095

Cumbreeeeee

Reponemos fuerzas y para abajo. Ojito que un resbalón y no sabes si muerdes el polvo aquí o en la base del pico. Y tanto; de vuelta en la base del pico, Alejandra pisa al borde del sendero y resbala. El susto se queda en nada pero hay que andarse con mucho cuidado por el terreno por donde pisamos. Luego supimos que hubo muchos más resbalones en la expedición. Reagrupamiento y cambio de sentido, nuestro Comandante en jefe había diseñado la ruta para volver por el col des Anies a nuestra derecha. En qué hora pardiez!

La ida al Anie nos costó 6 Km. y la vuelta solo uno más, pero menuda diferencia de recorrido. Creíamos haber sufrido atravesando el lapiaz? Ja, ja y ja. De entrada tuvimos que atravesar tres neveros justo bajo la pared norte del Anie. Sin duda, para varios de nosotros, el momento más peligroso de todo el recorrido. Los primeros abrían  camino y los últimos podíamos meter la bota en la huella sobre la nieve. Paso adelante y bastón clavado con la derecha en el nevero. Un fallo y mejor no pensar lo que podía habernos pasado. Un paso delicado. Claro que todo está en nuestras cabezas y lo que para unos era un mundo para otros era solo un paso cómodo.

 

IMG_7979

Los dichosos neveros

Eufóricos después de los neveros la vuelta se antojaba fácil aunque fuese un poco más larga. Pero un despiste nos hizo seguir solo los hitos sin darnos cuenta que habíamos abandonado el camino de las marcas amarillas (como en el Mago de Oz, vamos). Así que de lo de salir bajo el pico Murlong, rien de rien; nos metimos en una ratonera calcárea, el Arres d’Anie, que nos cansaría y metería en algún aprieto.

Menos mal que la ruta era de “dificultad media”. La tropa empezaba a perder la moral. El cansancio se notaba en las piernas y pisábamos por un terreno donde la fatiga puede hacer malas pasadas. Nani tiene un tropezón. Parece que no es nada y seguimos. La silueta del Arlas al oeste nos indica cual debe ser nuestro rumbo pero el lapiaz se empeña en ponernos más y más grietas en el camino. Los exploradores del grupo van adelantándose e indicando el mejor sendero para salir del pedregal. Fueron unos 4 Km. desde la cima del Anie pero parecía que llevábamos toda la tarde. Por fin el lapiaz se acaba y después de ascender una ladera bajo el Arlas, volvemos a conectar con el camino de ida. Las caras de alegría volvían. 2 Km. más y estábamos de nuevo en la Piedra de San Martín. Curva helicoidal, parada en la Venta de Juan Pito para tomar unas merecidas cañas y regreso a Isaba.

IMG_8106

La trampa del lapiaz del Arres d’Anie

Los espaguetis boloñesa de la cena entraron como la gasolina en un coche sediento y todavía quedaban fuerzas para recordar el camino y tomarnos unas copas en el Cartutxo. El nombre lo dice todo sobre el ambiente. Si incluimos el coche de la guardia civil con cristales tintados que pasó a nuestro lado, ya tenemos una de las postales del paisaje euskaldún.

A dormir que mañana nos espera el Cañón de Heujarre (cualquiera le decía a Conchi que prefería quedarme en la camita)

IMG_8062

En lo más alto del cañón de Heujarre

Subimos de nuevo por la carretera que sigue el curso del Belagua para iniciar nuestra ruta unos cinco Km. antes de la Piedra de San Martín, en concreto desde Cayolars d’Errayza, una hoya donde arranca este salvaje cañón. En apenas unos cientos de metros, se pasa de las praderas alpinas a un espeso bosque de hayas entre paredes verticales que apenas se entreveían por la tupida vegetación. Una primavera tan cálida nos ha impedido disfrutar de la abundancia de cascadas y agua que debe haber a lo largo de la garganta, de hecho el curso del Erreha  desapareció al poco de iniciar el descenso y no volvió a aparecer hasta casi el final del recorrido. Menos mal que lo hicimos de bajada pues aunque las rodillas se quejaban al principio no me quiero imaginar lo que hubiese sido hacerlo de subida.

IMG_8045

La endidura de Heujarre

Ya abajo, en Sainte-Engrâce, íbamos con las fuerzas tan justitas que ni nos asomamos a su iglesia románica. Era curioso el cementerio donde convivían lápidas con la cruz y el lauburu. Deseos de trascendencia frente a deseos de ser recordados por la pertenencia a una etnia.

Vuelta para Isaba a través de una carretera donde el bus del Perdigón se las vio y deseo para ascender. No me extraña que cascase el aire acondicionado por el esfuerzo. Pobres cántabros lo que tuvieron que sudar en el camino de vuelta a casa sin aire.

Los tracks son de Emilio Macaya

Piedra de S Martín- Pico Anie, https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=18265944

Cañón de Heujarre, https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=18278122

IMG_8090

Bajando por el cañón, con el Comandante a la cabeza

Terminamos encantados y con ganas de volver a patear con nuestros compañeros del norte. De hecho hablamos de volver a vernos en septiembre-octubre haciendo la Cuerda Larga desde Navacerrada a la Morcuera. Hasta entonces compañeros!

De los cascos de uno de los montañeros que estaba en la cumbre, estoy casi seguro que entreoí este tema de Roger Hodgson que por ello se convierte en la banda sonora de la ruta: Give a Little Bit – Roger Hodgson (Supertramp), Even in the Quietest Moments, 1977

Todas las fotos de la ruta en https://goo.gl/photos/kaZGdh8cm3RzgyAa9

NON———————————————————————————————————————————————————–
Anuncios

Acerca de Treparriscos de Santa Catalina

Grupo de senderismo del IES Santa Catalina de Burgo de Osma
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s